3 policías unen sus salarios para salvar la vida de un perrito callejero atropellado

Las calles suelen ser un lugar muy duro para cualquiera. No sólo los indigentes o animalitos sin hogar padecen las calamidades que allí se suscitan, sino aquellos que hacen de la calle su lugar de trabajo.

Por ese motivo un grupo de policías se sienten realmente agradecidos con un perrito guardián que les ha acompañado por más de un año durante sus rondas nocturnas; pero ahora ruegan por su vida.

El mestizo color trigo fue bautizado por sus amigos como Johnny.

Esta historia de amistad nos llega desde Malasia, donde un grupo de oficiales de Kota Tinggi en Johor decidieron dar abrigo al mestizo sin hogar.

Por más de un año el amable Johnny ha acompañado a los uniformados de la comandancia que deben hacer guardia durante las noches, sabiendo así cómo ganarse el cariño de todos en el lugar.

Pero una noche este tierno peludo apareció con su cuerpo lesionado.

Los oficiales presumen que el pobre Johnny fue arrollado por alguien sin corazón que no se detuvo a auxiliarlo, y la criatura desesperada corrió a pedir ayuda en la comandancia.

Todos se impresionaron al ver su estado: una de sus piernas estaba rota y también sufrió lesiones en su estómago.

El pobre Johnny lloraba y se quejaba del dolor, así que los oficiales decidieron actuar.

Tres policías bastante cercanos al can unieron el poco dinero que tenían para llevar a su amigo peludo a una clínica veterinaria.

“Así de resueltos estaban a pesar de que no tenían mucho dinero. Pero estaban decididos a enviar a Johnny a una clínica para salvarle la vida. Felicitaciones a la policía de Johor por producir policías con un corazón noble”, escribió Kuan Chee Heng, un activista local conocido como tío Kentang.

En la clínica, los policías descubrieron la grave condición del perrito. Johnny necesitaba ser intervenido además de las terapias de ortopedia que requeriría después de la operación.

Estos hombres harían todo por sacar al can adelante.

Los gastos médicos que resultaron del chequeo y tratamiento que necesitaba el perro alcanzaron los 6.000 RM (casi 1.500 $), un monto bastante elevado para los trabajadores públicos.

Por esa razón, Kuan decidió compartir la historia y animar a sus seguidores a colaborar con los oficiales para salvar al perrito.

Este animalito suele acompañar a los uniformados incluso durante las noches de lluvia y ellos querían corresponder a esa lealtad.


Por fortuna, el llamado de atención hecho por el activista dio resultado y se recaudó el dinero necesario para la intervención del perrito.

“Muchos son ángeles por ayudar a Johnny. Por eso Malasia es la mejor. Independientemente de la raza, malaya, india y china, todos ustedes me pidieron que abriera un fondo. Los amo a todos. Johnny definitivamente sonreirá tranquilo”, dijo el activista.

La generosidad de la gente se hizo sentir y gracias a ellos el peludo está recibiendo atención médica. Sin embargo, nada de eso hubiese sido posible sin la amistad que los oficiales le brindaron al can.

Para ellos Johnny es uno más de la familia policial y estarán a su lado hasta el último minuto.

Nos encantan estas muestras de solidaridad, Comparte la historia y que el mundo vea cómo debe tratarse a los callejeritos, ellos también merecen respeto.