Abandonan a un chihuahua inmóvil y con sobrepeso en una carretera encerrado en una caja

Para todos los perritos abandonados es difícil sobrevivir en las calles donde muchas veces no saben qué hacer para poder alimentarse, ahora imagínense a un perrito completamente discapacitado y desorientado encerrado en una caja abandonada en plena carretera.

Esto fue exactamente lo que le pasó a un indefenso perrito que fue rescatado a un costado de la carretera en Nueva Jersey.

Se trata de un Chihuahua con sobrepeso de 8 años.

El perrito fue salvado por funcionarios de rescate de animales a lo largo de la Ruta 80 en Paterson, el peludito a quien más tarde llamaron Stanley pesaba aproximadamente 9.5 kilos, un peso que sobrepasaba el doble del tamaño chihuahua promedio.

Sin perder más tiempo los rescatistas trasladaron al Refugio de Animales Ramapo-Berge. Megan Brinster es la directora ejecutiva del refugio, al respecto comenta:

Debe pesar entre 3 o 4 kilos, cinco como máximo. Entonces, para él, tiene aproximadamente la mitad de su peso que perder”.

Por su obesidad, el pequeño Stanley no podía caminar, debía arrastrarse para intentar tener algo de movilidad, esto hizo que sus patitas se deformaran por completo.

Aunque Brinster no descarta que el problema de sus patas fue anterior a la obesidad, pero empeoró a medida que aumentaba cada vez más de peso.

La piel de su barriguita tenía algunas laceraciones.

Si bien sus cuidadores desconocen el pasado de Stanley, no pueden imaginar cómo alguien sería capaz abandonarlo en ese estado sin poder defenderse. Ante esto la directora del refugio comenta:

Desafortunadamente, creo que las personas simplemente pueden hacerle cosas a los animales que esperas que no hagan. Esperamos que una vez que pierda peso, gane movilidad”.

Por suerte, ahora está en un lugar seguro y han logrado encontrarle un hogar de acogida, su nueva familia está dispuesta a ayudarlo en este largo proceso de transformación que apenas comienza para Stanley.

Gracias a todo el equipo de rescate y su mamá de acogida ha logrado bajar algunos kilos.

El Refugio de Animales de Ramapo-Bergen se ha comprometido en ser parte de este cambio, para ayudarlo están trabajando arduamente con el fin de recaudar dinero, esperan poder conseguirle una silla de rueda canina a su medida que le ayude a sostener sus patas traseras y pueda moverse sin rozar su estómago en el suelo.

Para sus cuidadores es muy difícil imaginar por todo lo que pasó el indefenso perrito:

Su historia es difícil de contar e incluso más difícil de imaginar. Stanley vive hoy, pero nuestras mentes no pueden evitar deambular por el pasado que ha tenido.

En nuestros momentos de desesperación, imaginamos a Stanley atrapado al costado de la carretera, observando cómo pasaban los autos, asustado, confundido, esperando que su gente regresara”.

Stanley ahora disfruta de esta nueva etapa, poco a poco ha revelado grandes cambios agitando el corazón de alegría de aquellos que le desean lo mejor.

Hay mucho que agradecerles a sus rescatistas y a la familia de acogida por darle esta segunda oportunidad. El viaje será largo pero tiene al lado seres maravillosas.

La obesidad afecta la movilidad de los perritos y tiene consecuencias fatales para su salud, por favor, seamos conscientes a la hora de alimentarlos y ayudémosle a tener una vida alegre y juguetona. Anímate a compartir esta emotiva historia en tus redes.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!