Abren la puerta del avión tras un largo viaje y 130 perros y gatos corren con sus nuevos padres

Es una inmensa alegría saber que el destino oscuro de algunos animales cambió después de haber sido rescatados de las calles donde trataban de sobrevivir buscando en los rincones de las basuras un poco de comida.

Muchos de estos animales fueron víctimas de malos tratos y abandono por quienes debieron ser responsables con ellos y garantizarles una vida digna y feliz.

Esta historia nos trae el final feliz de 130 perros y gatos que ahora tienen la posibilidad de conocer un hogar que los colme de amor como ellos se lo merecen.

Estos animales fueron rescatados por la asociación The Sato Project, una organización que se dedica a recoger los perros que son abandonados y maltratados en Puerto Rico.

Los voluntarios de The Sato Project organizaron el viaje de este centenar de perros y gatos, que subieron al avión para hacer un largo viaje desde el aeropuerto de Puerto Rico hasta Nueva Jersey para conocer a sus nuevos padres humanos.

Aunque el principal objetivo de esta asociación es trabajar para “lograr un cambio a largo plazo en la isla a través de programas de alcance comunitario y de castración, vacunación y microchip», también se encargan de buscar familias para los animales que rescatan.

Y, si deben viajar a Estados Unidos, pues viajan… y este realmente ha sido un vuelo cargado de muchas emociones.

Este maravilloso viaje pudo ser posible gracias a la colaboración de Wings of Rescue y Greater Good Charities, asociaciones que unieron sus esfuerzos para que todo saliera bien.

Los centros de rescate no solo sacaron a muchos de estos animales de las calles o de refugios abarrotados en Puerto Rico, sino que también consiguieron familias adoptivas en Nueva Jersey para la mayoría de los peludos.

Igualmente subieron al avión a algunos perritos del programa “Ningún perro se queda atrás” («No Dog Left Behind»), que reúne a las mascotas separadas de sus dueños a causa de un desastre natural, algo que no siempre es posible.

Este gran “rescate” cambió el destino de 130 animales y liberó el cupo de los refugios de la isla para que el personal pueda recibir y atender a otros animalitos.

“No todos los perros bajan del avión inmediatamente listos para ser acariciados y arruchados, muchas veces necesitan algo de ayuda. Algunos se han hecho caca después de su largo viaje y necesitan aseo”.

The Sato Project, que ha contado esta bonita historia en sus redes sociales, quiso resaltar la labor de los voluntarios, quienes son los verdaderos héroes de estos animales, ellos han hecho todo posible por cambiar la vida de cientos de ellos.

“Sin importar su estado, nuestros voluntarios le dan a cada uno el amor y el cuidado que necesitan en cada paso del camino”.

Los viajes no siempre son fáciles para los animales y es muy importante que reciban la atención necesaria cuando bajan del avión.

Lo cierto es que cuando la puerta de este avión se abrió una nueva vida llena de emociones, esperanzas y sueños cumplidos, les esperaba a estos 130 perros y gatos que merecían todo, menos sufrir más.

Mira la nueva vida que tienen ahora:

¡No dejes de compartir esta gran noticia con todos tus amigos! Es una maravilla saber que existen seres humanos así que nos permiten recuperar la esperanza.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!