Una abuela y la gatita con la que compartió tantos años fallecen con sólo horas de diferencia

Las mascotas son seres muy especiales que cambian  nuestra vida y que en muchas ocasiones se convierten en nuestros compañeros más fieles. Jill Layton Hartman es una ferviente amante de los animales y ha decidido hacer una carta muy especial para honrar a los seres que le enseñaron la importancia de una mascota: Su abuela Dorothy y una gatita llamada Gabby.

Dorothy adoptó a Gabby cando la gatita tenía dos años de edad.

Hace muchos años sus abuelos adoptaron una gatita atigrada y apenas puso un pie en la casa supo que había encontrado una familia para pasar el resto de su vida. La abuela Dorothy no tardó en hacer una conexión muy especial con Gabby, especialmente tras el fallecimiento del abuelo. Ambas se convirtieron en mejores amigas.

“Seguían siendo dos viejas amigas que disfrutaban de su compañía”.

Con el paso de las años tanto la abuela Dorothy como la linda gatita comenzaban a envejecer y a sentirse cada vez más débiles, pero el profundo cariño que se tenían ayudaba a que ambas se cuidaran mutuamente. Esta conexión fue tan especial que marcó para siempre la vida de Jill. Fue entonces cuando supo que querría tener una mascota para tener ese vínculo que su abuela tenía con Gabby.

“Cuando era una niña me enamoré de la relación de mi abuela con su gatita. Quería ese amor incondicional”.

Cuando Gabby tenía más de 15 años el veterinario le indicó a Dorothy que la linda gatita ya se encontraba en sus últimos días. Como estaba tan débil decidieron que lo mejor sería ponerla a dormir y así Gabby pasó sus últimas horas siendo mecida tiernamente por su vieja amiga Dorothy.

“Mi abuela ya no estaba comiendo mucho. Había perdido mucho peso. Ambas estaban cerca del final y Gabby ya estaba lista”.

Horas después la abuela se dirigió a su casa muy triste por la partida de su linda gatita. Se dispuso a tomar una siesta y nunca más despertó. La conexión entre ambas era tal que partieron de este mundo con sólo 4 horas de diferencia.

“Mi abuela perdió a su mejor amiga y quizás a su alma gemela”.

Jill decidió honrar la memoria de su abuela y su fiel gatita compartiendo su historia tan especial a través de las redes. Para ella ha sido algo que le ha demostrado una vez más lo fuerte que puede ser la relación de amor y lealtad con una mascota.

“Tal vez fue una extraña coincidencia o tal vez falleció por tener el corazón corazón roto. Tal vez sus almas no podían ser separadas”.

Little Things

Lamentamos la partida de la abuela de Jill y de su linda gatita. No hay duda de que ambas estaban preparadas para partir juntas de este mundo.

Te invitamos a compartir esta historia tan especial para celebrar el inagotable amor de todas las mascotas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!