«Se acostó junto a su amiga elefanta hasta la puesta del sol, hasta el último aliento»

Una perrita, por demás, leal, fiel, sensible, y la mejor amiga, está tocando corazones por su ejemplar y emotivo gesto para con su amiga elefanta moribunda, en su último suspiro.

En el reino animal las amistades pueden surgir de cualquier especie y es que ellos no diferencian tamaños, ni colores. Si bien hay especies que debido al orden de la cadena alimenticia no se llevan bien, el resto no tiene razón alguna para no relacionarse,  en especial si vienen de situaciones difíciles.

Ellos parecen percibir que han sufrido de alguna manera y rápidamente crean conexiones.

Pancake es una amorosa perrita que fue rescatada de las calles en 2014 y la llevaron al Boon Lott Elephant Sanctuary (BLES), en Tailandia.

Cuando Katherine Connor, fundadora y directora ejecutiva de BLES supo sobre Pancake, la adoptó y la llevó al refugio.

Por suerte, la perrita se adaptó muy bien, a pesar de no ser ni remotamente parecida a un elefante, y por supuesto, está al tanto de todo lo que ocurre dentro de él.

De hecho, no es extraño que otros animales dentro de BLES se involucren en las cosas importantes que sucedan o estén por suceder.

Boon Thong es una elefanta que fue rescatada de un campamento donde la obligaban a llevar turistas sobre su espalda. Por tanto, su columna sufrió muchos daños y estuvo a punto de partirse.

Afortunadamente, llegó a BLES a la edad de 60 años, pero pudo llevar una vida de paz y aprender a conocer las cosas que le gustaban y dar paseos entre los árboles.

Cuando llegó estaba completamente agotada, pero el ambiente la hizo conocer y tener una nueva vida.

Boon Thong, al llegar hizo una conexión con otra elefanta anciana llamada Sao Noi, y que hace dos años, tristemente, falleció.

Cuando Sao Noi estaba a punto de morir, Boon Thong la acompañó, se mantuvo de pie junto a ella y la acarició con su trompa para hacerle saber que estaba acompañada.

Boon Thong realmente sufrió la partida de su amiga

amiga

No pasaría mucho tiempo para que le llegara el turno a la pobre Boon Thong. Su pasado de malos tratos le pasó factura y, lamentablemente, tuvo también que prepararse para cruzar el puente del arcoíris.

Pero, afortunadamente, ella tampoco estuvo sola en ese duro trance.

Pancake presintió que algo estaba pasando y al ver que Boon Thong se sentía mal, permaneció fiel y firme a su lado. Simplemente, le hacía compañía, pero no había nada que la hiciera dejarla sola. Fue así como, tanto Katherine como Pancake, finalmente se dieron a la tarea de acompañarla en sus últimos días.

Una tarea sumamente emocional, pero que seguramente hizo que Boon Thong se sintiera confortada

El último día de Boon Thong, Pancake y Katherine estuvieron a su lado durante 9 horas sin desfallecer

«Katherine Connor se sentó al lado de Boon Thong durante nueve horas, consolándola y rodeándola de amor. Pancake, con ese hermoso corazón, no dejó a Katherine ni a Boon Thong a solas ni una sola vez, sabía que era necesaria, para ofrecer apoyo y se quedó en silencio junto a la elefanta, hasta la puesta del sol, hasta el último aliento«, fueron las emotivas palabras que escribió el personal de BLES en sus redes sociales.

Boon Thong, quien después de muchos años aprendió al tener el control de su vida, a descubrir sus gustos y a crear sus propias rutinas, fue sepultada en los terrenos del santuario.

Como homenaje su fosa fue inundada de frutas y flores, además su cuerpo descansará cerca del cuerpo de su buena amiga Sao Noi, y en el lugar donde finalmente pudo ser feliz y llevar una vida plena.

Este hecho que conmovió al mundo en el 2018, fue recordado después por Evelyn Conor, con un mensaje más emotivo aún:

«El amor es amor: honesto, verdadero y sin límites. Estos momentos se quedan contigo para siempre. Un alma tan especial como Boon Thong se queda contigo siempre. Pienso en ella tan a menudo y en lo especial que era».

Es una emotiva historia que nos demuestra que el corazón de los animales no tiene límites, siendo los más leales y fieles, a la hora de la muerte y el dolor.