Activista se enjaula frente a mataderos de perros para sentir su mismo dolor y exige su clausura

En China, el trato injusto e indiscriminado hacia los animales es común, ya que, a pesar de los esfuerzos que el Estado ha hecho en materia de protección animal, en el gigante de Asia hablar de ello es prácticamente algo irrelevante y aún persiste la más ofensiva crueldad dentro de estos “mataderos” de animales exóticos.

Comer carne de perro y otros animales a los que se golpean sin piedad y se hierven vivos para elaborar platillos es algo cultural para los chinos, y los dueños de estos lugares oscuros de la muerte, definitivamente no muestran ningún tipo de respeto, empatía o afecto por dichas especies.

En un gesto de resistencia contra esta ignominia, y harto de ver las atrocidades que se cometen contra otros seres vivos, el artista Pian Shan Kong elevó un grito de protesta contra esta situación de una manera bastante peculiar e ilustrativa.

Pian Shan Kong dentro una jaula en señal de protesta

El hombre de 47 años de edad entra semidesnudo y se expone dentro de una pequeña jaula frente a los mataderos a todo lo largo y ancho de China para exigir que se detenga de una vez por todas el sacrificio de animales y transmitir, de alguna manera lo que sufren, desde su humanidad.

“Es una manera de llamar la atención a través de esta idea y crear empatía en la gente”, dijo el propio Kong.

Pero, además de encerrarse, Pian suele arrodillarse dentro de la pequeña jaula para pedir perdón a la Madre Naturaleza por este tipo de actos horrendos y despojados de cualquier asomo de humanidad.

“No me importa que se burlen o amenacen, yo seguiré luchando por una causa que creo es más que justa”, afirmó.

Realmente, y sin ánimos de caer en estereotipos, lo cierto es que la comida que se come en China que incluye perros, gatos, ratas, etc… no es algo que se saboree con gusto, precisamente, debido a la indignidad con la que son tratados y luego muertos para su posterior consumo.

Sin embargo, a pesar de que la ingesta de carne de perro sea un acto milenario y este tipo de barbaridades continúen siendo socialmente aceptables, tal y como el reaccionario artista, no todos los chinos ingieren carne canina en su dieta.

Afortunadamente, cada vez son más los lugares que han decidido seguir adelante y olvidar este hábito culinario despiadado, que por suerte entró dentro de la ilegalidad.

Existen, al menos, esas personas como Pian que luchan por los animales, y buscan la manera de poder ofrecerles una mayor calidad de vida a través de la tranquilidad de saber que no serán comidos.

La lucha no es sencilla ya que, esto además de ser una práctica tradicional es un negocio muy lucrativo que, de seguro a muchos de estos avaros mercaderes no les interesará dejar.

Esto no es nada nuevo, se sabe que en China la carne de perro es una especialidad culinaria; el problema no es el hecho de comerla, ya que cada quien hace lo que quiere con su estómago; lo verdaderamente inadmisible es que se torture al animal tan salvajemente antes de ser sacrificado.

Protesta en contra del hábito de comer perros

Afortundamente, recientemente China dio un paso gigante prohibiendo para siempre que los perros y gatos se los considere ganado, por lo que ya no podrán ser destinados al consumo humano. Sin embargo, «puesta la ley, puesta la trampa», y activistas seguirán luchando en contra del mercado ilegal.

Comparte esta singular historia con tus amistades y seres queridos y rechaza cualquier acto carente de compasión hacia otro ser vivo inocente.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!