Adopta a la gata que apareció en su taller mecánico y poco después se despide afligido de ella

Steve Hamel es un padre de familia que hace un par de meses decidió aprovechar los días de cuarentena para arreglar su auto.

Steve acudió al garaje con unas cajas de herramientas, pero no podía imaginar que encontraría a una gatita confianzuda maullando sin parar como si le estuviese dando consejos de mecánica.

De inmediato, Steve se sintió derretido ante aquella peludita y decidió capturar aquel bonito momento con un par de fotografías.

Lo que no podía imaginar era que la gatita resultase tan simpática.

Un par de minutos después de conocerla, la peludita se subió hasta su hombro y comenzó a posar para las mejores selfies hasta que se quedó dormida sobre la caja de herramientas.

“Le encantaba estar en mis hombros. Sus garras hacían esto un poco doloroso, pero si utilizaba el abrigo correcto no había problema”, dijo Steve.

Con el paso de los días, la gatita continuó robándose el corazón de toda la familia Hamel, especialmente el de los niños de la casa. No había dudas de que habían logrado tener una conexión especial.

Querían adoptarlo definitivamente, pero decidieron que primero debían hablar con los vecinos para asegurarse de que no se tratase de la mascota de alguien más. Pasaron las semanas y no encontraron a nadie que reclamara a la gatita.

Le compraron un collar, la llevaron al veterinario y le dieron la bienvenida a casa. La peludita recibió el nombre de Sally y desde su llegada todos en la casa fueron mucho más felices.

Lamentablemente, un par de meses después apareció una familia buscándola. Con muchísimas fotografías demostraron que la traviesa peludita era de ellos y la familia de Hamel tuvo que decirle adiós.

Fue algo realmente triste, pero Steve sabía que estaba haciendo lo correcto. Sin embargo, sus hijos estaban desolados y el dedicado padre decidió que era el momento ideal para enseñarles sobre la adopción.

Teníamos un agujero con forma de gato en nuestros corazones y comprendí cuál era la única manera de llenarlo”, dijo Steve.

Visitaron un refugio y buscaron al gatito que tuviese menos posibilidades de ser adoptado.

Allí les explicaron que los mininos negros eran muy rechazados por injustas leyendas y supersticiones. Sin pensarlo dos veces, llevaron una linda gatita negra y recibió el nombre de Sally 2.0.

A pesar de que fue muy doloroso, Steve se aseguró de hacer lo correcto. Muchas personas que se encuentran a un peludito extraviado y se encariñan con él se niegan a reportarlo. Puede que haya una familia amorosa buscándolo y en casos así debemos seguir ejemplo de Steve.

Si tienes dudas de cómo proceder en estas situaciones, no dudes en contactar al refugio más cercano. ¡Comparte!

Más noticias sobre: