Adopta al gato ciego y anciano que se debatía entre la vida y la muerte tras ser abandonado

Es muy triste que algunos animales sean abandonados y dejados a su suerte. Es lamentable, pero algunas personas tienen el corazón tan duro como una roca, y son capaces de echar a la calle a sus mascotas, quienes en su momento llenaron su hogar de amor y alegría.

Tener un animalito en casa es sinónimo de responsabilidad, ellos son seres que merecen respeto, cuidados y mucho amor.

Pero no todo el mundo lo entiende así, tristemente eso fue lo que le pasó al señor Wilson, un noble gato anciano y ciego, con síndrome de inmunodeficiencia felina que fue abandonado en la calle.

 

La vida de Wilson está llena de padecimientos y malos tratos que se evidencian con las marcas visibles en su cuerpo.

Afortunadamente los voluntarios de una ONG encontraron a este noble gato de 11 años, que no solo era ciego con síndrome de inmunodeficiencia felina, sino que también había perdido muchos de sus dientes, y los que les quedaban estaban rotos.

Cuando rescataron a Wilson su estado de salud era muy crítico, este noble felino estaba entre la vida y la muerte. Una vez que llegó al refugio, en la ciudad de Salto de Pirapora, en San Paulo, Brasil, recibió toda la atención médica para recuperar su salud.

Afortunadamente Bárbara Teixeire llegó al refugio buscando un gatito como lo había hecho en otras oportunidades, y se enamoró de Wilson. 

Bárbara lo adoptó y se lo llevó a su casa para darle un hogar donde pasar sus años dorados lleno de mucho amor.

El personal del refugio estaba preocupado porque la adopción de Wilson no iba a ser fácil por el tiempo que había que dedicarle darle los cuidados que necesita por tratarse de un gato mayor, ciego y enfermo.

De hecho, como parte de la documentación para hacer efectiva la adopción Bárbara tuvo que firmar un acuerdo de responsabilidad, donde legalmente se hacía cargo de su salud y su vida.

También fue necesario evaluar las condiciones de la casa de Bárbara para garantizar la adaptación en el lugar de Wilson.

Bárbara logró evitar que Wilson se quedara en el refugio sin ser elegido como mascota ante los otros pequeños felinos de un año que también están esperando por un hogar.

Pero todo salió como Bárbara esperaba, y en su cuenta de Instagram ha contado la historia de este gatito ciego y sus otros dos hermanos felinos.

Bárbara ama a sus tres dulces y adorables mascotas, todos viven felices. Cada día estos tres gatitos reciben caricias, mimos, y una deliciosa comida que disfrutan y agradecen con una tierna mirada.

Comparte esta emotiva historia que nos demuestra los milagros de amor sí existen.