Adopta al perrito más anciano y queda conmovida cuando lo sube al auto para llevarlo a casa

La pandemia ha afectado a todo el mundo y Kathryn LaRoche no es la excepción, para ella vivir sola durante todo ese tiempo fue terrible. Tras la muerte de su gato de 20 años ella se negaba a recibir otro animal mayor en su casa.

Pero mientras estaba navegando por la pagina de Indy Humane se encontró con Sonny y su opinión cambió.

“Fue una experiencia realmente desgarradora, pero me hizo darme cuenta de lo maravillosas que pueden ser las mascotas mayores”, dijo Kathryn.

Sonny es un perrito de 16 años había sido rescatado de las calles de Indianápolis y, aunque tenía un microchip, todos los intentos de contactar a sus dueños no fueron exitosos.

Kathryn inmediatamente se enamoró de su dulce rostro y tras suponer que su avanzada edad podría ser un obstáculo para encontrar otro hogar decidió ir al refugio y conocerlo.

“Pasé los días previos a la reunión asegurándome de tener todo listo para él en casa, si venía a casa conmigo tuviera cama y juguetes”, agregó Kathryn.

Finalmente llegó el día en el que Kathryn fue al refugio y se encontró con su residente más viejo. Los voluntarios del refugio sacaron a Sonny y desde el momento en que Kathry lo vio, supo que volvería a casa con ella.

“Dijeron que podía pasar una media hora con él para tomar una decisión, pero entré para completar el papeleo sin esperar más tiempo. Me di cuenta de que estaba un poco nervioso al conocer gente nueva, pero era un viejo tan feliz y tranquilo que sabía que sería perfecto para mí”, dijo Kathryn.

Cuando Kathryn iba de regreso a casa con Sonny, este adorable cachorro no podía dejar de sonreír.

Y en su nuevo hogar este cachorro no quiere estar solo, siempre buscar estar lo más cerca posible de Kathryn.

“Dejó muy claro desde la primera noche que quería dormir en la cama conmigo debajo de las sábanas”, agregó Kathryn.

Kathryn disfruta mucho salir con Sonny, quien se ha adaptado muy bien a su nueva vida, ya comenzó a entretenerse con sus juguetes y cada vez que su mamá agarra su chaqueta de invierno se emociona por salir a caminar.

“Solo han pasado unos días, pero puedo decir que ya está empezando a confiar más en mí y se ha vuelto súper tierno. Él siempre quiere estar en la misma habitación que yo”.

Sonny es realmente un cachorro muy adorable, se asegura de mostrarle a su mamá el amor que siente por ella.

“Honestamente, parece un perro de ensueño y no puedo creer que pude traerlo a casa. Todavía tiene mucho amor para dar y me siento muy afortunada de poder cuidarlo y consentirlo por el resto de sus días”, agregó Kathryn.

La vida de Kathryn ha cambiado para mejor desde que Sonny llegó a su casa, después de tantos días de soledad ahora ella y su cachorro se tienen uno al otro. ¡No dejes de compartir su emotiva historia!