Adoptan un perrito desnutrido y fundan una cervecería que dona sus ganancias a peludos sin hogar

Una pareja de emprendedores logra mezclar sus dos pasiones, los perros y las cervezas en un par de proyectos dignos de admirar. Maggie Florez y Máximo Chávez, de la ciudad de México, son sin duda el ejemplo de un par de mentes prometedoras y unos corazones comprometidos.

Como pareja Maggie y Máximo tenían un plan de negocio en mente pero hubo un suceso que cambio sus vidas. Estas personas encontraron a un perrito callejero que les robó el corazón, ellos decidieron rescatarlo y lo llamaron Apolo.

El animalito se encontraba en un estado bastante deplorable, tenía desnutrición y su piel estaba quemada a causa de la constante exposición al sol inclemente de la ciudad.

Este episodio hizo reflexionar al dúo sobre la cantidad de animales callejeros que deambulan despavoridos por las calles de México.

Todo esto los llevó a fundar en el 2017 un refugio para animales sin hogar, el cual llamaron Apolo & Friends en honor a su amado compañero.

La sede principal del refugio está ubicada en Texco, México, ciudad a que los enamorados decidieron mudarse. Desde antes de la inauguración Maggie  y Máximo han puesto todo su amor y dedicación en el proyecto, su meta es rescatar de las a la mayor cantidad de animalitos posibles.

Un plan algo ambicioso pero han encontrado una forma de alcanzarlo.

Ante tal panorama, a estos emprendedores se les ocurrió algo bastante brillante: empezar un negocio que fuese rentable y cuyos ingresos los ayudara a mantener el refugio.

De ese modo nació Apolo, una cerveza independiente con causa, según ellos mismo decidieron nombrarle.

La idea de la cervecería artesanal surgió gracias a Máximo quien tenía conocimientos básicos en la materia.

A pesar de su interés y medianos conocimientos, al hombre le faltaba experiencia y un saber más profundo en el mercado.

Afortunadamente, los dueños de la Cervecería Dos Palomas que cuenta con más de 10 años de experiencia estuvieron prestos a colaborar pues el fin benéfico les había encantado.

Máximo trabajó en colaboración con Itzel Maldonado y Daniel Arellano, los fundadores de Cervecería Dos Palomas, juntos crearon una bebida con una graduación alcohólica de 5.5 grados en tres presentaciones distintas: cáscara de naranja, lima y pino.

La distribución del producto inició de una forma más local, a través de los restaurantes y supermercados de la ciudad. Además, también puede encontrarse para la venta en el propio refugio

La innovadora cerveza no sólo atrajo por sus sabores sino por el fin altruista que hay detrás de su comercialización.

Maggie y Máximo también han creado una línea de vasos, maletas y otros objetos con la temática de la adopción y la imagen del refugio. La pareja espera que más negocios se animen a distribuir su cerveza artesanal para ayudar con esta buena causa y de este modo lograr brindarle mejor calidad de vida a más peluditos sin hogar. Una iniciativa realmente hermosa y digna de apoyar.

Comparte esta nota y ayúdanos a multiplicar los seguidores de esta bella causa. Una forma refrescante de colaborar con los perritos callejeros.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!