Advierte del accidente doméstico más común y que nadie habla tras hallar a su perrito sin vida

Los accidentes ocurren con bastante frecuencia, lo que hace que tu amada mascota esté en riesgo de morir de algo que creías totalmente inofensivo. Cristina Young es una joven que perdió a su perrito de la forma menos inimaginable, con su historia tiene la esperanza de poder advertir a otros propietarios para evitar que tengan el mismo destino de su pequeño perrito.

Cristina vive en Houston, Texas.

Fue un día más de la semana cuando Christina y su novio se marcharon al trabajo y se despidieron de su perrito con tiernos besos, sin saber que sería la última vez que lo harían.

El día del accidente, Cristian, el novio de Cristina, llegó a casa 10 minutos antes de lo habitual y se sorprendió cuando no vio a la bola de pelos saltando por todos lados, ni esperándolos en la puerta como es lo habitual.

El perrito se llamaba Petey.

Mientras avanzaba por la casa, notó que el adorable perrito yacía sin vida con una bolsa de papas fritas sobre su cabeza.

La pareja comenta que la bolsa estaba en el mostrador, pero desafortunadamente, Petey pudo alcanzarla.

Petey tan solo tenía un año y medio.

La joven comenta sobre el terrible infortunio y desgarrador final del perrito que solo quería algunas golosinas.

«Siempre nos culparemos a nosotros mismos por dejarla afuera. Se comió cada papa, pero por supuesto regresó por las migajas. Sin haber quedado nada en el interior cada vez que iba por más, inhalaba haciendo que la bolsa se apretara más y más alrededor de su cabeza. Finalmente resultó en asfixia”.

Cristina no podía entender cómo siendo Petey un perrito tan inteligente no sacó la bolsa de la cabeza con sus patas. Triste y muy confundida decidió investigar un poco encontrándose con información de la que pocos hablan.

Resulta que a menudo mueren perritos asfixiados en bolsas, unos datos sorprendentes siendo ésta una causa de muerte más común de lo que creemos.

La asfixia por bolsa ocurre entre 3 y 5 veces cada semana.

Según estudios cerca del 42% de las asfixias ocurre cuando el dueño no está en la habitación con la mascota, solo toma alrededor de 3 minutos para que se quede sin oxígeno y el desenlace sea letal.

Lo increíble de estos datos es la frecuencia con que pasa y la poca información que se maneja sobre el tema.

Cristina desea que nadie más experimente que su corazón se rompa de esta manera.

La joven pareja comenta que nunca habían oído hablar sobre esto y es aterrador que algo tan inocente como una bolsa de papas pueda ocasionar trágicas consecuencias.

«No hay forma de describir la tristeza, la culpa y el vacío que sentimos en nuestros corazones y nuestro hogar. Petey nos enseñó cómo amar de una manera completamente diferente a como lo habíamos hecho antes… Él siempre estuvo ahí para nosotros después de un largo día, hizo que levantarse temprano para el trabajo fuera mucho más agradable, y me hizo reír cada día”.

Si bien la pareja daría cualquier cosa por evitar que su perrito haya alcanzado la bolsa de papas, quieren crear conciencia mientras intenta salir de esta tragedia.

«Para honrar a mi querido Petey, te pido que tengas mucho cuidado, advierte a otros dueños de perros y dale un poco de amor extra a tu mascota hoy y todos los días después de esto. Espero que nadie tenga que experimentar la desgarradora experiencia que yo he vivido. Te queremos, pequeño, eras el mejor perro del mundo y recordaremos nuestros buenos momentos para siempre”.

Hoy Petey descansa en el paraíso canino. Gracias a sus padres por tener el valor de compartir su historia y hacernos conscientes que estos terribles accidentes son más comunes de lo que creemos.

Por favor, comparte esta nota en tus redes y ayudemos a difundirla para advertir a todos los dueños de mascotas antes de que se demasiado tarde. Proteger a los peluditos depende de nosotros.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!