Pasa dos semanas junto al cadáver de su dueño… y se alimenta de sus restos para sobrevivir

Cuando pensamos en un amigo peludo, lo primero que nos viene a la mente es aquella famosa y célebre frase: “el mejor amigo del hombre”, sin importar el tamaño, la raza o el color.

El caso de este particular amiguito, Rumpelstiltskin, un chihuahua que indiscutiblemente su diminuto tamaño lo hace ver un poco más tierno y lindo al compararlo con otras razas, nos muestra lo que hizo para sobrevivir tras permanecer un par de semanas sin alimento junto al cuerpo sin vida de quien fue su dueño.

Esta pequeña raza de perritos de apenas de 2 kilogramos es mucho lo que puede hacer para mantenerse con vida ante una seria situación de amenaza.

Su nueva propietaria Tyfanee Fortuna, residente de Glen Gardner, en Nueva Jersey, Estados Unidos, reveló un extraño incidente sobre la vida de este chihuahua cuando permaneció encerrado sin alimento por más de dos semanas junto al cuerpo sin vida de su antiguo propietario.

Este perrito en medio de la desesperación y el hambre decidió morder y comer parte del cuerpo del hombre que estaba sin vida junto a él. Fueron días que resultaron interminables para este cachorrito.

Para Tyfanee, el antecedente de Rumpelstiltskin no afectó para nada su deseo de adoptarlo y llevarlo a casa para brindarle un hogar lleno de amor.

Tampoco se sintió intimidada ante el comportamiento que presentó su mascota en aquel momento, que para ella fue una lucha por sobrevivir.

En una publicación en su red social también señaló las características físicas de este emblemático amigo peludo, la cuales son realmente muy particulares. Ella afirmó que es un perrito que le encanta la comida, reclama siempre atención y le fascina dormir varias horas seguidas.

“Para su pequeño cuerpo tiene unas patas extrañamente largas, la curvatura que tienen las hace ver semejante a una elegante mesa”.

Los comentarios sobre la publicación de Tyfanee sobre la historia de su mascota expresaron una confusión de emociones ante la dificultad de aceptar que en un momento dado haya comido carne humana.

Sin embargo, evaluar las circunstancias sobre las cuales se vio obligado a reaccionar, sin dejar de lado su comportamiento habitual ayuda a definir los sentimientos y opiniones sobre el caso.

Este perrito estuvo encerrado sin poder comer cerca de dos semanas hasta que finalmente, el cuerpo de su anterior dueño fue descubierto. Se desconoce cuántos días pasó de hambre para que lo mordiera. Se estima que su estado de salud ya era crítico.

Un usuario de la red social escribió que aunque le asustaba, lo amaba.

“Creemos que es un lindo perrito, pero definitivamente dormiría con un ojo abierto si estuviera entre nosotros”.

Otro expresó que en el instante de leer la historia sus pensamientos eran muchos, pero lo consideraba un perrito muy lindo y único.

Metro

Ante la confusión entre lo que hizo este perrito y lo indefenso que estuvo en medio de la situación de riesgo que vivió, puede haber una gran diferencia a la hora de emitir un juicio. Comparte con tus amigos y déjanos saber tu opinión sobre este particular caso.

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!