A estos 5 perros les construyeron un palacio de 3 pisos con una casa de árbol incluida

Muchas personas aman tanto a sus animales que son capaces de hacer cualquier cosa por ellos, incluso construirles un palacio, sí, literalmente. Como hizo una joven pareja de Canadá a sus cinco amados perros para que pudieran jugar libremente, incluso en su propia casa del árbol.

Kylee Ryan y su novio Josh Bunce son un par de amantes de los animales, que viven en Jade City, Columbia Británica, Canadá, un lugar donde la gente es superada en número por los perros, para ser exactos.

Solo viven unas 30 personas en el lugar, por lo que la pareja decidió construir un palacio para sus cinco perritos en lugar de uno para ellos.

La pareja comparte una gran propiedad en la ciudad, que es conocida por sus piedras de jade, y quería construir un lugar para que sus perros pudieran jugar al aire libre, sin correr peligro de los muchos depredadores naturales en la región.

Son una hermosa familia

Por eso Bunce, de 25 años, comenzó cercando un área grande y construyendo una casa para perros, pero después las cosas comenzaron a hacerse cada vez más grandes, a partir de ahí.

Actualmente, los cinco afortunados perritos pueden disfrutar de la extensa área verde, con cerca de protección, en su hermosa casa de tres pisos y también en su casa del árbol, con piscina en el verano.

Bunce comenzó haciendo la casa para los peluditos de una planta, pero se dio cuenta de que cada perro necesitaba su propio espacio y agregó dos pisos más, lo suficientemente grande incluso para ser habitada por humanos.

“Después construyó la casa del árbol porque a un husky le gusta su propia área privada y decidió darle su propia terraza”, dijo Kylee.

En total, el increíble reino de estos perritos ha requerido dos años de construcción, pero no ha implicado ningún coste porque utilizaron materiales 100% reciclados.

Lo mejor de todo es que los perritos aman su palacio. Fue amor a primera vista cuando sus padres se lo mostraron por primera vez a: Blu, husky de cinco años; Bandit, husky de cuatro años; Mamá, labrador negro de cinco años; Rollo, pitbull blanco de tres años; y Bilbo, el pequeño de siete meses.

“A los perros les encantó de inmediato. Iban de piso en piso. Fue muy dulce. Tenemos que luchar contra los perros esquimales para que entren por la noche o de lo contrario dormirían en sus casas, pero me pongo nervioso por los depredadores”, dijo su humano.

Aman su palacio

Esta hermosa pareja es la más clara muestra de lo mucho que pueden hacer las personas por los animales. Ojalá existan más personas como ellas, capaces de construir el más grande castillo de amor por los animales.

Merece la pena compartir lo que hizo esta familia para ofrecerles una vida plenamente feliz a sus mascotas. No te vayas sin hacerlo.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!