Ardilla bebé rescatada no quiere separarse de la mujer que le salvó la vida

Una pequeña ardilla se convirtió en la mejor amiga de una mujer, todo comenzó cuando Patty Robinson estaba viendo por ventana de la cocina en su casa en Boston, Massachusetts.

La mujer notó al pequeño animalito desde lejos por lo que decidió acercarse a investigar un poco, al llegar pudo constatar que se trataba de una adorable ardilla bebé. Estaba completamente sola y se veía muy vulnerable.

Ardilla decide pasar el resto de su vida al lado de la mujer que la rescató.

ardilla

Era tan pequeñita que aún tenía los ojos cerrados, lo que indicaba que tenía poco tiempo de haber nacido. La mujer empezó a buscar por la propiedad a la mamá o a sus hermanos, pero después de 45 minutos de búsqueda no encontró nada.

La ardilla estaba sola, Patty comprendió que necesitaba ayuda para que lograra sobrevivir.

Su objetivo era ayudar al pequeño roedor mientras crecía un poco y recuperaba fuerzas, luego la liberaría y continuaría su vida en su hábitat natural, pero al parecer, la pequeña ardilla tenía otros planes. Al respecto la mujer comentó:

“Cuando la levanté por primera vez, se derritió en mis manos. La puse en mi bolsillo.

Ahí es donde obtuve su nombre. Dije, bueno, supongo que tendré que llamarte Bunk”.

Si bien al momento del rescate la mujer desconocía cómo criar una ardilla, consultó en Internet diferentes blogs que le fueron le de gran utilidad.

Patty destaca que siempre ha tenido fascinación por ayudar a las personas y a los animalitos más vulnerables, su trabajo es ayudar y ofrecerse como madre de acogida, así que cuando vio a la pequeña ardilla abandonada su instinto protector salió a relucir.

“El día que la recogí en el césped fue el día que me comprometí con ella”, dijo Patty.

Tras pasar varios días bajo su cuidado, la ardilla finalmente estaba lista para continuar con su vida, por lo que Patty la liberó.

Bunk se fue, pero sorprendentemente, regresó a los días, estaba un poco asustada y gruñía, no quería separarse de su lado.

“Liberé a Bunk, ¡se fue por cinco días! Regresó asustado, gruñendo. ¡Lo intenté tres veces más y se negó a irse!” dijo Patty.

Las ardillas son bastante traviesas, necesitan su propio espacio, no son las mascotas más ordenadas, pero Patty no renunciaría a ella así que aceptó ser su madre adoptiva para siempre.

Para que la vida de Bunk fuera lo más acogedora posible, la mujer convirtió su casa en una especie de parque de juegos para ardillas. Al respecto Patty comentó:

“Debido a que Bunks se lastimó la pata, le construí rampas y puse los tubos para que pudiera correr con seguridad por la habitación.

Soy artista, así que construirle una casa de árbol y una escultura con diferentes tipos de madera fue un placer”.

Patty construyó todo lo que ardilla necesitaba para que pudiera correr sin lastimarse. La pequeña Bunk disfruta de su propia habitación donde se siente completamente segura y feliz.

“La habitación de Bunk es su habitación, no es mi habitación. No puedo hacer ningún cambio. Si camino por su habitación me sigue, me observa para que no haga ningún cambio.

Puedo poner algo pequeño sin que lo sepa y lo descubrirá rápidamente. Le construí una jaula, la puerta de esa jaula siempre está abierta, nunca se cierra.

Las ardillas no están destinadas a vivir en jaulas”, comentó Patty.

Bunk ha demostrado ser muy independiente, pero sin dejar de ser cariñosa con la mujer que le ofreció una nueva oportunidad, ambas se han vuelto inseparables y creado un vínculo muy fuerte. Al respecto Patty dijo:

“¡Amar a una ardilla es increíble, ser amado por una ardilla es una bendición! No sé quién se ayuda cada día más, si ella o yo o las dos.

Me hace una mejor persona. Me enseñó a estar más conectada con la naturaleza. Nuestra manera de comunicarnos es distinta pero nos entendemos.

¡Los humanos y las ardillas están mucho más conectados de lo que la gente piensa!”

Si bien esta adorable ardilla es libre de irse cuando quiera, eligió quedarse al lado de la mujer que le salvó la vida.

Qué bonito es saber que pequeñas acciones pueden hacer la diferencia en la vida de los animalitos más vulnerables. No dudes en actuar y se ese ángel que muchos necesitan.