Los dientes de esta ardilla no paraban de crecer hasta que ella se armó de valor y los cortó

En la zona rural de Alberta, Canadá, vive una chica llamada Jannet Talbott que dedica su vida a ayudar a los animales. Ella da refugio temporal a muchos animales de la calle mientras que logran encontrar una familia definitiva que les de todo el amor que necesiten. Por suerte, el amor de Jannet alcanza para más que perros y gatos, así que hasta una ardilla cuenta como una de sus rescatadas.

Los dientes de las ardillas empiezan a crecer cuando apenas cumplen las dos semanas de edad.

Cuando se encontraba en su jardín, notó que una ardilla estaba robando un poco de la comida que ella le daba a sus pájaros. Eso solía pasar a menudo, y a ella le gusta sentarse a ver cómo comen estos tiernos animales. Pero después de un primer vistazo notó que algo no estaba del todo bien con esta ardilla.

Es natural que los dientes de las ardillas nunca paren de crecer, pero se mantienen pequeños con el constante uso que les dan al comer las duras avellanas.

Se trataban de los dientes de la ardilla que estaban creciendo mucho más de lo normal. Esto hacía que fuera sumamente difícil que la pobre ardilla se alimentara y ponía en riesgo su vida.

“Su boca era un desastre total. Sus dientes de arriba estaban curveados. Cuando comía, sus dientes lastimaban su cara”.

Jannet nombró a la pequeña ardilla Bucky y decidió que haría lo que fuese necesario para ayudarla. Por el bien de Bucky quiso investigar todo lo que pudo a través de la red.

La primera idea de Jannet fue llevarla al veterinario, pero le dio miedo que allí la declararan como un caso perdido y la sacrificaran.

Well, here’s Bucky’s Before and After pictures. After examining his mouth closer, and watching some instructional videos…

Publiée par Jannet Talbott sur Mardi 12 juin 2018

 

Gracias a eso, supo que las ardillas no guardan terminaciones nerviosas en sus dientes; así que solo era cuestión de cortarle los dientes tan largos para que todo volviera a la normalidad. Jannet se armó con un cortauñas y en cuestión de minutos logró que cambiara la vida de Bucky.

“Me tomó menos de 10 minutos. Todo el tiempo estuvo totalmente relajada. Era un trabajo de dentista algo complicado, pero Bucky fue una excelente paciente

The Dodo/Animal Channel

Bucky se mostró sumamente aliviada cuanto terminaron de cortarle sus dientes. No paraba de tocarse su carita para disfrutar haberse librado de ese impedimento.

** Bucky Update **Bucky just came by to have a quick snack, he’s looking great!!

Publiée par Jannet Talbott sur Lundi 18 juin 2018

Durante los días siguientes Jannet se alegró al ver que su nueva amiga regresaba y lucía cada vez más feliz y saludable. Ahora es una visitante asidua del jardín, y sin duda siempre estará agradecida con la enorme ayuda que recibió allí.

Te invitamos a compartir esta conmovedora historia en donde se logró salvar a una ardilla con un pequeño gesto.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!