Arriesga su vida escalando un acantilado sin cuerdas para salvar a un perro que nadie ayudó

Las súplicas de un perrito en evidente peligro de muerte conmovió a un par de jóvenes que actuaron como verdaderos héroes y han emocionado a todos con su hermoso acto de humanidad. 

Este amiguito estaba en verdadero apuro.

Aunque toda vida es de gran valor, son pocas las personas capaces de arriesgarse ellos mismos por salvar a un perrito, pero para  Nimzi Izquierdo y su amiga Diana Rojas, de  Cajamarca (Perú), en el distrito Eduardo Villanueva, era importantísimo que el can sobreviviera.

Diana pasaba por la zona y escuchó los lamentos y llantos de un animalito, y al buscarlo notó que se trataba de un perrito que pendía de una roca en un acantilado. El animal estaba a la altura del puente Crisnejas, un lugar peligroso por los constantes deslizamientos de tierra.

Desde este acantilado el perrito lloraba por ayuda.

Al parecer el perro tenía más de 12 horas atrapado pero nadie había podido auxiliarlo, la gente del lugar sólo esperaban su muerte pero Diana y Nimzi no estaban dispuestos a que eso sucediera y decidieron actuar.

Ellos no sabían que no podrían rescatarlo por sí solos, así que pensaron en alguien que sí tenía las condiciones físicas y la valentía necesaria para trepar hasta donde estaba la criatura.

Se trataba de Alindor Álvarez, este valiente chico no dudó es treparse entre las rocas para llegar hasta el indefenso animal.

Un verdadero héroe.

Sin el equipo de seguridad completo más que con sus herramientas para escalar, Alindor comenzó el ascenso. A pesar de los tropezones, el valiente joven logró llegar hasta el perrito y este se le abalanzó en agradecimiento por lo que había hecho, pero aún faltaba algo más difícil: bajar del acantilado con el perro en brazos.

Pero no todo estaba perdido.

Por suerte, cuando creían que debían continuar solos apareció la ayuda. Pese a que esa no era su jurisdicción, un equipo de serenazgo (organismo de seguridad) de Condebamba, supieron del caso y llegaron para colaborar.

Los funcionarios llegaron con sogas y camillas para realizar el rescate.

Como la mitad del trabajo ya estaba hecho, sólo ayudaron a Alindor en el descenso para que pudiese llegar a la carretera con el perrito. El animal sufrió horas de angustia pero la buena voluntad del par de jóvenes y la valentía de Alindor lograron salvarle la vida, sin importar que la suya también estuviera en peligro.

Álvarez es un verdadero héroe y seguro se ganó el cielo con su buena acción, comparte esta historia y envíale tus palabras de agradecimiento ¡Orgullosos de ti, Alindor!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!