Arrojó a su perrita enferma y atada en la basura, pero se olvidó que el karma siempre regresa

Por muchos casos de trato irresponsable de dueños hacia sus mascotas que lleguen a nuestros oídos, nunca dejo de impresionarme y es imposible entender cómo un animalito que sólo debería recibir amor de su familia, en vez de eso se encuentra con el lado más perverso y ruin de la raza humana.

Es lo que sucedió con una perrita llamada Fawna, que fue encontrada en medio de la escena más desgarradora.

Terriblemente desnutrida y atada de patas y boca fue arrojada por su dueña al contenedor de la basura

¿Qué le podría motivar a una dueña a tirar de ese modo a quien se supone es como de tu familia?  La razón es más desgarradora aún: la malvada mujer, que vivía en Pensilvania, a la que nunca le debieron permitir poseer una mascota, se quiso deshacer de Fawna para marcharse con su novio a vivir al estado de Texas.

Fue dejada así como un desperdicio, para que encontrara allí el fin de sus días, sin poder siquiera moverse, ni alimentarse, ni pedir ayuda.

Permaneció así durante 3 días hasta que uno de los hombres encargados de la basura se encontró con la desoladora escena.

Nathan Binnie simplemente no podía dar crédito a lo que veía. Vio seguía viva y se le desgarró el corazón al ver lo desnutrida que estaba, y le dio algo de su almuerzo. Enseguida la llevó a la sede del refugio de la Humane Society del Condado de Westmoreland para que pudieran salvarla.

Ahí los voluntarios tampoco podían creerlo, y se dieron cuenta que su dueña la había mantenido totalmente descuidada, sin llevarla al veterinario, al punto que Fawna era sólo piel y huesos.

Estaba totalmente esquelética y así su dueña decidió dejarla atrás, sólo para irse con su novio.

La mujer se había asegurado de meterla dentro de la bolsa de basura para que no pudiera escapar, ni pedir ayuda. ¡Lo tenía todo fríamente calculado!

Pero ya en el refugio, una joven veterinaria, Megan Fritz, sintió absoluta compasión por Fawna y no se apartó de su lado en ningún momento. Con infinita paciencia, pero sobre todo con mucho amor, consiguieron que después de algunos meses engordara hasta 32 kilos.

Aquí puedes ver un reportaje de su desgarrador hallazgo y su increíble recuperación:

Fawna ni se imaginaba cuánto iba a cambiar su calvario por una vida plena y feliz, la que tanto merecía.

Megan, al ver lo importante que Fawna se había convertido en su vida, no sólo que le salvó la vida, sino que además decidió adoptarla para siempre.

Ahora es feliz en su nuevo hogar e incluso adoptaron otro hermano para ella, un Gran Danés, de nombre Steve. Incluso Megan la está preparando para que sea un perro de terapia, «su historia es tan dura que inspirará a muchas personas», aseguró su nueva mamá adoptiva.

Así de feliz vive sus días Fawna ahora:

Y en relación a la malvada dueña de Fawna, afortunadamente la perrita tenía un chip, así que con la ayuda de las autoridades pudieron localizarla y fue acusada de un cargo de crueldad animal. Además, tendrá que pagar una multa valorada en 600 dólares, será obligada a realizarse exámenes psiquiátricos y no podrá poseer más mascotas en su vida.

Action 4 news

Una cosa era cierta, Fawna ya no regresaría con esa malvada mujer y por si fuera poco, el karma regresó con fuerza para darle su merecido: su novio al cabo de 3 meses, la dejó.

Comparte la desgarradora historia de Fawna para celebrar su justo final y dile NO al maltrato animal.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!