El peligro que se esconde en los asientos elevadores para llevar perros pequeños en el auto

Nadie está exento de sufrir un accidente. Al igual que usas el cinturón de seguridad que es lo correcto para el humano, ¿qué pasa con los peludos de la familia?, ¿qué hacer cuando tienes la responsabilidad de mantener a salvo la vida de tu perro cuando viaja contigo en el auto?

Debes protegerlo, eso está muy bien; sin embargo, quizás hayas elegido un sistema de restricción sin saber cuán seguro es, te sorprenderá saber el peligro al que están expuestos.

Los populares asientos elevadores que prefieren las personas que tienen perros pequeños son simplemente peligrosos. No pondrías a un niño pequeño en el asiento delantero, tampoco pongas un perro pequeño allí.

If you've tried every booster car seat for your pup, or have them ride without one, and nothing seems to keep them in place, then it's time to get a Fido Rido – The Booster Seat for Small Dogs!★ORDER HERE★ http://coupaw.us/2orKayO

Publiée par The Animal Rescue Site sur Mercredi 29 mars 2017

Encantan por el hecho de parecer cómodas camas, que ajustadas a la altura de la ventanilla puede ver lo que pasa a su alrededor.

Ya lo decía Isaac Newton cuando enunció: “Un objeto o bien permanece en reposo o continúa moviéndose a una velocidad constante, a menos que actúe sobre él una fuerza externa”.

Si por algún motivo te ves forzado a frenar de golpe, sólo lo habrás preparado para enviarlo volando al tablero o salir expulsado, si los airbags no los aplastan primero. Suena cruel pero real.

Los resultados en pruebas de simulación de colisión realizadas por expertos con varios diseños de protectores de distintas marcas son preocupantes, pues la mayoría no hizo el trabajo que se supone debe hacer, por lo que la definición de “éxito” aún no se ha determinado.

Según El RACE (Real Automóvil Club de España), los sistemas de seguridad más eficaces son el transportín, el arnés de doble anclaje y la rejilla divisoria.

Dependiendo de la talla o el peso del animal, existen diferentes sistemas de retención que protegen mejor a tu perro que otros, permitiéndole aumentar sus posibilidades de sobrevivencia en caso de un accidente.

Obviamente que tu perro ande suelto en el automóvil es una receta para el desastre. No es raro verlos asomando la cabeza por las ventanillas y hasta viajando en el regazo del conductor, lo peor de todo es que la gente sabe que esto no tiene mucho sentido común por el peligro que representa y aún así lo permiten, sienten que sus perros se estresan o no están felices si se les restringe.

¡Imagínate lo que podría pasar en cuestión de segundos!

Un perro suelto puede distraerte fácilmente mientras conduces, llegar a bloquear o mover el volante, el cambio de marchas y los pedales; en caso de que tengas forzadamente que frenar, tu perro puede convertirse en un proyectil, lo que representa un peligro no solo para su propia vida, sino para el conductor, acompañantes y transeúntes. Además, en caso de una emergencia, podría dificultar el trabajo del equipo que intenta rescatarlo, hasta escapar o perderse.

Consumer Reports recomienda que debes tratar a tu perro como lo haría un padre con su hijo y ponerlo en la parte posterior.

Si tu perro es pequeño, el transportín es uno de los métodos más seguros, pero, ¡cuidado con dónde lo colocas! Se debe situar en el suelo detrás del respaldo de los asientos delanteros.

Para el resto, lo ideal es que vayan sentados en el asiento trasero, se recomienda usar el arnés de doble anclaje, unido a los enganches de dos cinturones de seguridad. Nunca se debe colocar correajes que enganchan al collar del perro, no lo retienen, provocaría graves daños en el cuello.

Un grave error es situarlo sobre el asiento sujeto por el cinturón de seguridad, la hebilla del que tiene un solo enganche se rompe, el perro sale despedido, choca contra el respaldo del asiento lesionando la columna del conductor, y provocando lesiones graves o mortales al animal.

Las cosas son un poco diferentes cuando tu perro es tan grande que parece tu propio air bag.

En el maletero se pondrá al can lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha, es decir, de lado. La Rejilla divisoria separando la cabina del maletero es una buena alternativa para vehículos con portón trasero o familiares.

Como solución más segura, la la Dirección General de Tráfico recomienda combinar la barrera divisoria con el transportín.

Las normas para viajar con nuestro perro pueden variar dependiendo del país donde residas, es importante que siempre las consultes. Por ejemplo en España, el organismo encargado de garantizar la seguridad en el automóvil es la Dirección General de Tráfico.

Thedrive

Nunca lo dejes encerrado en el auto, recuerda que no refrigeran el cuerpo igual que los humanos, si hace calor podría morir en cuestión de minutos.

Viajar con seguridad te dará la tranquilidad que necesitas para disfrutar junto a tu mascota cada trayecto, te invitamos a compartir esta información con tus amistades.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!