Olfatea en la nieve sin parar sin saber que salvaría un perrito que llevaba días enterrado

Banjo es un hermoso perro de raza braco alemán. Estos peculiares peluditos siempre se han caracterizado por tener un maravilloso sentido del olfato. Desde que Banjo era muy pequeño, su padre no tardó en darse cuenta del talento de su mascota y decidió darle un poco de entrenamiento extra.

Meses más tarde, el agudo olfato de Banjo terminó salvando la vida de otro perrito que se encontraba extraviado. Todo comenzó como un simple paseo. Banjo y su padre se dirigieron a disfrutar de la nieve en Saskatchewan, pero por algún motivo el perrito parecía muy concentrado en olfatear algo.

Kerry, su dueño, lo encontró con un comportamiento sospechoso. Por la forma de mover su colita, Banjo estaba indicando que sentía el olor de un animal, así que su dueño asumió que simplemente se trataría de un ciervo o un conejo sin vida.

Minutos más tarde quedó en shock al ver de qué se trataba.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Wegener Uncles Banjo (@banjo_gwp)


Banjo caminó con mucha seguridad a través de la nieve hasta llegar una zona llena de árboles donde un cachorro Golden parecía haber sido enterrado. El pobre parecía realmente desorientado y confundido. Se notaba que había pasado un par de noches allí, había construido una especie de madriguera para refugiarse, y comenzaba a lucir muy hambriento.

Kerry se acercó al Golden para tratar de ayudarlo, pero el perrito sólo dejaba que Banjo se acercara. Era una situación verdaderamente inusual, como imaginaba que era un perrito extraviado contactó a unos rescatistas para explicarles lo sucedido.

“Estaba muy asustado. Sólo parecía confiar en Banjo. No paraba de temblar”, dijo Kerry.

En efecto, a unos pocos kilómetros de allí, una mujer estaba buscando desesperadamente a su mascota que había sido robada en agosto. El lindo Golden se llamaba Louie y había enormes grupos de búsqueda desplazados por doquier.

Banjo y su padre sólo habían salido a disfrutar de la nieve y no podían imaginar que terminarían salvando la vida de un peludito. Louie se encontraba aterrado pero cuando escuchó la voz de su dueña a través de una llamada que Kerry puso en altavoz, sus ojos se iluminaron.

Horas después,  la mujer llegó para reencontrarse con su perrito en medio de lágrimas de alegría. Su reacción fue tan maravillosa que era como si en cuestión de segundos lograra olvidarse por completo de sus difíciles días extraviado en medio de la nieve. Esperamos que esto sea el comienzo de una bonita amistad con el heroico Banjo.

Es un alivio saber que Louie logrará volver a casa y podrá recuperarse. Parece que los perritos no sólo son los mejores amigos del hombre. ¡Comparte!