Asustada perrita que se quedó atrapada a 36 metros de altura en un puente rogaba ayuda urgente

Si alguna vez te has preguntado qué significa el amor, nadie mejor para responderte que los animales. Para ellos, esa palabra lo abarca todo. Somos nosotros, los seres humanos, quienes damos importancia a cosas irrelevantes, los que nos equivocamos y priorizamos aquello que debería ser secundario en nuestras vidas.

Los animales son amor en estado puro

Esto fue lo que hizo por una perrita que se encontraba en peligro, Ryan Nataluk, uno de los inspectores del puente Natchez – Vidalia, sobre el río Mississippi, al sur de Estados Unidos, cuando se percató de que ésta había quedado atrapada en la estructura suspendida a unos 36 metros de altura.

Nataluk bajó hasta el lugar donde se encontraba la peluda sin dudarlo

Sin saber cómo llegó hasta allí, Craig Jenkins, empleado de la empresa Stantec, no lo pensó dos veces y comenzó a descender hasta donde se encontraba la asustada peludita para salvarla de una muerte segura. Poco tiempo después, una familia la conoció, se enamoró de ella y la invitó a pasar el resto de sus días en un hogar lleno de amor, cariño y respeto.

“¡Hablemos de estar en el lugar correcto en el momento correcto! Nuestro equipo de inspección del puente estaba trabajando sobre el río Mississippi este fin de semana cuando el inspector del puente Craig Jenkins notó una perrita varada debajo de la plataforma del puente, 36 metros sobre el río”, informó Stantec en sus redes sociales.

La labor era arriesgada, sin embargo, el rescatista y experto escalador tomó a su equipo y pudo acceder al intrincado lugar, sacar al aterrado animalito y llevarlo hasta un sitio seguro, convirtiéndose en héroe.

“Ryan Nataluk, escalador líder y técnico de rescate del equipo, llamó rápidamente a la policía para pedir ayuda y bajó hasta la perrita. Ryan la puso a salvo”, comentó la empresa.

Según se conoció a través de varios medios, Nataluk, quien es vicepresidente e ingeniero principal de la compañía, tiene más de 23 años de experiencia inspeccionando y trepando puentes, por lo que este tipo de situaciones son cotidianas para él.

El hombre adora a su familia y es un amante de los animales. Sale regularmente de paseo al campo con ella y su perro a quien, y según el propio Jenkins comentó, ha tenido que ayudar a cruzar ríos y a subir escarpadas montañas. También es un experto en fabricar arneses improvisados, un factor que fue decisivo a la hora del rescate de la afortunada canina.

Hoy, la cuadrúpeda bautizada como Lucky (afortunada en español) hace honor a su nombre, gracias a este valiente y bondadoso voluntario que puso su vida en riesgo por salvarla de un ser indefenso.

A los animales no les importa el aspecto físico ni la condición socioeconómica de la persona que los cuida, quiere y protege, mientras que muchos de nosotros los seguimos tratando injustamente y hasta con desprecio. No en este caso, ya que luego de ser adoptada, estamos seguros de que Lucky no volverá a correr peligro.

Comparte esta solidaria historia. El ayudar a otros, siempre que esté en nuestras manos, cambiará radicalmente el destino de una criatura en apuros, y ellas lo agradecerán.