Asustado, muy débil y muerto de dolor, consigue colarse en el patio de alguien y se derrumba

Los rescatistas de Hope For Paws recibieron una llamada sobre un perro que estaba en evidente angustia. Con la poca energía que tenía, entró en el patio de una familia y allí se derrumbó.

Por suerte para el perrito, la mujer que habitaba esa casa era una persona de gran corazón y supo que tenía que solicitar la ayuda adecuada. Eldad y Loreta acudieron rápidamente al llamado para salvar a este chiquillo.

Sin energías, Milo se lanzó en el patio de esta mujer, convaleciente

La pata del perro estaba hinchada y no podía soportar su propio peso. Desde lejos, Eldad y Loreta pudieron ver cuánto había luchado el perro por sobrevivir. ¡Estaba completamente exhausto, adolorido y necesitaba ser rescatado!

El perro, más tarde llamado Milo, tenía mucho dolor y no se dejaba tocar. Era solo su forma de decir: «Por favor, sé amable conmigo». Entonces Eldad y Loreta usaron una manta para hacer una camilla y cargar al animalito.

Milo era un perro amoroso, pero la debilidad y el dolor, casi acaban con su esperanza

Cuando Milo llegó al centro de rescate, recibió asistencia inmediata. El veterinario explicó que sus lesiones fueron causadas por la mordedura de otro perro. Vivir en la calle es muy difícil, especialmente para un perro amoroso como Milo.

Por suerte para Milo, no había fractura en su patita afectada, simplemente una severa infección en su hombro, ocasionada, precisamente, por la pelea que sostuvo con otro animal de las calles.

El hombro de Milo fue tratado cuanto antes. Toda la materia infecciosa que se encontraba depositada en su hombro fue removida, para luego comenzar con un tratamiento a base de antibióticos.

Milo no recuperó la movilidad de su patita inmediatamente. Por el contrario, el cachorro tuvo que luchar con todas sus fuerzas para reponerse, sin embargo, demostró que no estaba dispuesto a rendirse.

A pesar de tener la patita enyesada, muy pronto Milo comenzó a demostrar que no solo era muy amoroso, también era sumamente juguetón. Saberse saludable le dio fuerzas para demostrar la confianza y el afecto que sentía por las personas que lo habían salvado.

Con un buen corte de pelo, mucho amor y mucha atención, Milo se transformó en un nuevo perro. Además, encontró una familia responsable que lo ama con todas sus fuerzas. Ahora, el perrito está más feliz que nunca y su dulce personalidad ha comenzado a brillar.

Feliz, Milo tiene ahora una nueva familia

A pesar de que aún hay mucha desidia e indiferencia, todavía hay personas amables, y el caso de Milo es prueba de ello. ¡Compártelo con tus amigos!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!