Barney, el inspirador labrador con enanismo que no tiene idea de que es diferente

No hay nada que nos levante más el ánimo que ver a un animal feliz, esos que corren de un lado a otro y es imposible no sonreír al verlos. Barney es un hermoso labrador que cumple con esas características, él a pesar de su ánimo y carisma, tiene una condición que lo hace especial, padece de “enanismo”. Una condición genética sumamente extraña en los perros y que como resultado hace que sus patas sean mucho más cortas de lo normal.

El enanismo también hace que sus patas tiendan a doblarse y deformarse a la altura de las articulaciones.

Barney, a la edad de 5 años, fue dejado en Almost Home Dog Rescue, en el norte de Gales por su familia. Ellos explicaron que se estaban mudando a un lugar mucho más pequeño, motivo por el cual no podrían seguir teniéndolo junto a ellos.

No se conoce mucho sobre su estilo de vida y hábitos anteriores, pero por su estado de salud se pueden deducir algunas cosas.

Según Dave Sutton, Barney tiene una afición especial por la comida humana, de manera que es muy probable que estuviera acostumbrado a comerla en su día a día; esto explica su peso, después de un chequeo médico él fue diagnosticado con obesidad mórbida y de continuar así, su esperanza de vida sería de 18 a 24 meses.

Su sobrepeso hacía que sus articulaciones sufrieran mucho más, esto a la larga puede ser un problema muy grave y doloroso para él.

Pero a pesar de todas esas noticias que para nosotros suenan preocupantes, Barney ignora completamente su aspecto y se comporta como el perro más feliz y adorable de todos. Él solo quiere jugar y va llevando su alegría de un lugar a otro, de hecho, Dave lo denominó como un “perro payaso”.

Y fue precisamente esa energía la que hizo que su estadía en el refugio fuera muy corta.

Al llegar, una voluntaria de nombre Jane Hampson, quedó completamente enamorada de él y tan pronto Barney fue examinado, ella manifestó su deseo de llevarlo a casa.

Ella lo llevó como si se tratara de un hogar de crianza pero permanente, esto quiere decir que ella como voluntaria activa del refugio le dará un hogar por siempre y estará pendiente de su salud y necesidades, mientras que el refugio se hará cargo de sus facturas en el veterinario.

Si bien la suerte llego rápidamente a la vida de Barney, aún le queda un desafío que superar.

Él será sometido a un plan de alimentación y ejercicios estrictos, donde sus golosinas se resumirán a zanahorias y debe hacer largas caminatas. Con un peso de 38,5 kilos, tienen como meta que llegue a 28, es decir, tiene 10 kilos de sobrepeso que solo se lograrán bajar con mucho esfuerzo.

TheDodo

Sabemos que Jane tendrá la dedicación que Barney necesita para alargar su esperanza de vida, por su parte la personalidad alegre y divertida del perrito hará que su espíritu siempre se mantenga joven. Además, no hay nadie que le diga que luce diferente y su personalidad permanecerá intacta.

No dejes de compartir esta historia, Barney definitivamente es un ejemplo a seguir.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!