Bebé jirafa llega inconsciente al refugio y un perrito amoroso deja de comer hasta verlo renacer

Hemos podido comprobar un sin número de veces que los vínculos de amor y amistad entre animales de diferentes especies no sólo que es posible, sino que además nos dan mil vueltas a los humanos demostrándonos que esas sí que son relaciones que permanecen en el tiempo.

Ahora una tierna pareja de un incondicional perrito y una bebé jirafa están enamorando a miles de personas después de que una protectora animal de la provincia de Limpopo, en Sudáfrica, el Rhino Orphanage, contara su encantadora historia.

Jazz, una bebé jirafa macho, y Hunter, un perro pastor belga Malinois utilizado para proteger a los rinocerontes de la caza furtiva, están escribiendo su propia historia de amor.

En Rhino Orphanage se encargan de cuidar a animales salvajes heridos o abandonados. Y Jazz llegó a sus puertas con apenas 2 días de nacido, lo más probable es que hayan acabado con la vida de su madre. Fue un campesino quien lo encontró débil y deshidratado y lo llevó al refugio.

«Le tuvimos que colocar suero con nutrientes y antibióticos por vía intravenosa para alimentarlo y bajarle la fiebre, luego le empezamos a dar leche”, relató Janie Van Heerden, una de las voluntarias del Refugio que cuida las 24 horas de Jazz.

“Estaba prácticamente en estado de coma, pero nos dio indicios que quería vivir y hora tras hora fue mejorando lentamente”, agregó.

En medio de la desoladora situación de Jazz, Hunter no permaneció indiferente. Apenas llegó el pequeñín él lo reclamó como si lo conociera desde siempre y jamás se separó de su lado ni por un solo segundo.

Era como si entendiera que a pesar de ser alto, era frágil y necesitaba un ángel guardián, y quién mejor que él.

“Está todo el día a su lado junto a los veterinarios, y no permite ni siquiera su hermano Duke (otro pastor belga) se acerque. Hunter estaba tan preocupado los primeros días cuando Jazz se encontraba muy mal, que no quiso probar ni un solo bocado», relatan los cuidadores de Jazz.

Hasta que una mañana Jazz despertó y tomó una mamadera completa

We love eager milk drinkers in the morning. Baby Jazz getting his 2nd breakfast for the day ❤️🦒 our carers will have to bring out the stepladder soon! #orphanedgiraffe #savingwildlife #wildliferescue #animalrehabilitation #jazzthegiraffeMorongwane Game Heritage

Publiée par The Rhino Orphanage sur Lundi 25 novembre 2019

Sólo ahí fue entonces cuando Hunter decidió que él también comería. «Es un perro demasiado especial», aseguran los voluntarios.

Durante la inconsciencia de Jazz, Hunter se mantuvo comprometido y de guardia las 24 horas, sin dormir ni comer.

Uno de sus ojos, que estaba inundado con sangre, también empezó a mejorar gracias a la atención del veterinario y las consultas de un especialista.

Solo siete días de vida y el pequeño renació como un ser de luz rodeado del amor de sus cuidadores, pero sobre todo de la abnegación de Hunter.

Pronto descubrió el delicioso sabor de sus hojas favoritas

El video de esta pareja demostrándose hasta la saciedad cuánto se aman han derretido los corazones del mundo entero

Just when we thought it couldn't get any cuter, sweeter and more heart-warming, this happened.The bond and understanding between Jazz the giraffe and Hunter our AP Belgian Malinois is astonishing.#orphanedgiraffe #savingwildlife #wildliferescue #oddanimalcouples #interspeciesrelationships #animalbonds #malinois #antipoachingdogsMorongwane Game Heritage your little one is in good hands with Hunter

Publiée par The Rhino Orphanage sur Vendredi 22 novembre 2019

Afortunadamente, la salud de Jazz evoluciona muy bien día tras día. Ahora los voluntarios esperan que en poco tiempo pueda ser liberado a su hábitat natural donde podrá vivir en libertad y si tiene suerte encuentre una familia de jirafas que lo adopte.

No te vayas sin compartir esta preciosa historia de amor, amistad y abnegación que es una verdadera lección para la humanidad. ¡Cuánto por aprender!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!