Un gatito encuentra una madre que lo protegerá para siempre justo cuando más lo necesitaba

Un gatito fue rescatado justo en el momento en el que más lo necesitaba y cambió su destino para siempre. Pero él, cambió el de la mujer que lo ayudó y enfrentaba el dolor de una pérdida.

Los animales saben ser agradecidos con quienes le ofrecen ayuda, a pesar de que hayan conocido el peor lado de la humanidad ellos están dispuestos a recuperar la confianza si reciben la oportunidad de ser felices.

Hay muchos perros y gatos esperando que alguien se compadezca de su situación de desamparo. Por eso, la mejor opción al momento de tener una mascota es rescatar y adoptar. Incluso después de una pérdida, hay que abrir el corazón de nuevo a un amigo peludo que lo necesite.

Ellen Carozza, es una auxiliar de veterinaria que trabaja en Nova Cat Clinic y es voluntaria de acogida en Arlington, Estados Unidos. Su mundo se derrumbó cuando falleció su gatito Benny, quien la acompañó durante 7 años.

El gato perdió la vida a causa de un tromboembolismo aórtico felino, él era su compañero más leal y la ayudaba con cada gato que acogía en su casa.

A todos los felinos que llegaban les ofrecía sus cuidados y atenciones, y hasta se preocupaba por devolverles la alegría a los más afligidos.

gatito

Uno de los casos que recordó Ellen es el de Winifred, un gatito negro que rescató.

El felino estaba desnutrido y con un estado de salud muy delicado. Nació prematuro y su madre no quiso hacerse cargo de él.

Benny lo acogió encantado, procuraba atenderlo y ayudarlo a recuperarse involucrándose en todo el proceso.

“Mi alma literalmente murió ese día con él. Solo ir a casa después del trabajo cada día me hacía sentir como si tuviera un elefante en mi pecho porque mi mejor amigo ya no estaba allí”, dijo Ellen en una entrevista.

A pesar de su dolor, no detuvo su labor ayudando a los gatitos más necesitados de diferentes protectoras y refugios. Ella sentía que Benny permanecía a su lado.

“Benny ha estado conmigo a través de varios gatitos y pensaba que volvería a aparecer. Pero no sabía exactamente cuándo”, relató.

Una llamada le devolvió la esperanza

Había transcurrido un mes desde la pérdida de Benny cuando la fundación The Chris Griffey Memorial Feline Foundation llamó a Ellen. Le alertaron sobre una camada de pequeños gatitos huérfanos que necesitaban ayuda y un hogar de acogida con urgencia.

Generalmente, la organización donde Ellen trabaja como voluntaria colabora con muchos centros de rescate, así que debía actuar.

Ella supo que allí estaba su leal compañero que se había ido al cielo. “Cuando vi la foto, supe que Benny no estaba presente en uno, sino en los cinco gatitos”.

Quería honrar a su gatito fallecido

Había uno de los cinco gatos que le recordaba especialmente a Benny, era el único de color blanco. Ellen estaba preocupada, todos padecían una infección respiratoria, temía no estar a la altura de ese rescate.

Aunque cuando conoció al pequeño gatito blanco, supo que todo estaría bien. Se sintió esperanzada y reconfortada.

“Cuando sostuve a Ambrose, el gatito blanco, supe que era mío”, dijo Ellen.

Ellen lo arrulló entre sus brazos, y el gatito se quedó dormido, ese momento le hizo recordar la primera vez que cargó a su recordado y querido Benny.

Desde ese día, al gato le encanta que Ellen lo arrulle como un bebé lo traslade en su bolsillo. Es muy juicioso, cariñoso y dedicado, se alimenta muy bien y se recupera favorablemente.

El pequeño Ambrose es realmente feliz junto a Ellen, ella se convirtió en su madre, en su mejor protectora y compañera. Y él, apareció en su vida para ofrecerle el consuelo y el amor que necesitaba después de perder a su gato.

Ambrose con sus cariños y gestos de amor ha llenado el vacío que había en el corazón de Ellen.

A través de su experiencia ella quiere dejar claro que la pérdida de una mascota no tiene que implicar la decisión de no tener ningún otro animal para evitar el sufrimiento de su ausencia.

“Espero que todos vean que la pérdida de una mascota no significa el final. Lo que sí hace es abrir tu corazón a otra mascota que necesite el amor que tú le puedes brindar”, resaltó Ellen.

Ahora Ellen y Ambrose disfrutan juntos mientras ella sigue ayudando a todos los animales que lo necesitan. Juntos protagonizan una historia que merece la pena atesorar en el corazón y que nos recuerda lo maravilloso de rescatar y adoptar a aquellos que están completamente solos luchando por sobrevivir.