Bomberos despiden con honores a una perrita que durante 12 años se ganó su amor

Los bomberos trabajan al servicio del bienestar de los ciudadanos, hacen una labor valiosa para protegerlos en cualquier situación de peligro y en su equipo, hay miembros caninos que también se convierten en héroes.

Tal como esta perrita, llamada Shirley, que se ganó el corazón de todos los miembros de la Segunda Compañía de Bomberos de Talagante, durante 12 años acompañó a los trabajadores del cuartel de bomberos de Chile.

Lamentablemente Shirley perdió la vida y sus compañeros decidieron darle un último adiós con todos los honores, todos estaban realmente afectados por la pérdida de la perrita que era su gran amiga.

Sabían que Shirley merecía ser despedida como lo hacen con los voluntarios del cuerpo de bomberos fallecidos.

bomberos

Los restos de Shirley fueron sepultados en las afueras del cuartel de bomberos y los camiones activaron sus sirenas y no dejaron de sonar hasta que terminó la emotiva ceremonia.

Durante los 12 años en los que Shirley estaba en el cuartel de bomberos esperaba la llegada de cada uno de los agentes cuando partían a algún servicio.

Los bomberos lloraron su pérdida y no dudaron en hacerle un homenaje digno de un héroe caído.

La perrita cautivó el corazón de todos en la Segunda Compañía de Bomberos de Talagante dentro de la Región Metropolitana de Santiago, en Chile. Ella no era una mascota, era una más del equipo.

Los bomberos la consideraron parte de su equipo, su apoyo y consuelo era muy importante en el desempeño de su labor. La simple presencia de Shirley en el cuartel era valiosa para hacerlos sentir mejor y para influir positivamente en su rendimiento.

Shirley siempre estaba dispuesta a ofrecerle a los miembros del cuerpo de bomberos su amor y su cariño. Estaba atenta para ayudarlos cuando necesitaran consuelo, descanso o simplemente un gesto especial.

Para ellos no había otra manera de despedir a Shirley que expresando su gratitud por los años en los que les regaló una amistad tan incondicional.

Sin duda, los perros son nuestros mejores amigos, ellos saben cómo ganarse el respeto y la confianza de quienes tienen la suerte de contar con su cariño.

Su fidelidad es incomparable, así como su instinto protector y la nobleza de su corazón.

En su último adiós, los restos de Shirley reposaban en un pequeño féretro de color blanco que durante unas horas estuvo en un altar dentro del cuartel de bomberos. En el altar había velas alrededor y flores para rendirle homenaje.

Sobre la mesa en la que estaba el féretro, colocaron velas y también, como un ritual de despedida, cruzaron delante del cajoncito blanco las mangueras que emplean para extinguir incendios.

Con varias coronas de hermosas flores, los bomberos le dieron el último adiós a Shirley, a quien jamás olvidarán. Ella permanecerá por siempre en su memoria y en su corazón por haber sido durante más de una década su leal compañera.

Para finalizar la ceremonia, la perrita fue conducida a lo largo de un cordón de bomberos. Era como un saludo de honor que quisieron dedicarle a Shirley.

Mientras la perrita era conducida a través del cordón hecho por los bomberos, ellos no podían contener las lágrimas. Lloraban mientras se despedían de Shirley sabiendo que no volverían a verla en el cuartel.

Es admirable cómo estos bomberos quisieron darle un tributo tan bonito a la perrita que los acompañó durante tanto tiempo, el vínculo que crearon con ella va más allá de la vida.

Las escenas del funeral de Shirley que los bomberos compartieron en sus redes sociales no paran de generar comentarios, miles de personas alrededor del mundo se han conmovido con la despedida.

Nos sumamos al dolor que embarga sus corazones, esperamos que encuentren consuelo sintiéndose satisfechos por haberle dado lo mejor desde que llegó a sus vidas hasta que tuvieron que despedirse.

Más noticias sobre: