Caballo se recupera y se transforma por completo tras ser rescatado en un desierto

Un caballo de carreras ha sido rescatado en pésimas condiciones en medio de un desierto, su cuerpo era el reflejo de haber recibido tratos injustos por mucho tiempo.

Es lamentable que muchos animalitos tengan que sufrir en manos de seres inescrupulosos que parecen querer a los animales solo cuando estos están jóvenes, fuertes y saludables, y lo que es peor, para conseguir beneficios personales.

Caballo de carrera abandonado en el desierto disfruta de una nueva oportunidad.

caballo

Tras el hallazgo del indefenso caballo las autoridades comenzaron una ardua búsqueda para dar con los responsables, sin embargo, no han conseguido algún indicio que los lleve hasta los abusadores.

Hope Ranch Arizona recibió una llamada en la que le informaron sobre un caballo abandonado en un desierto cercano. Sin dudarlo, se acercaron al lugar y no pudieron evitar sorprenderse al verlo, todas sus costillas se notaban, era un enorme bulto de piel y huesos a punto de perecer.

Allison Montano, entrenadora de caballos, y Misian Cory, rescatista, se acercaron hasta el lugar para brindarle toda la ayuda que necesitaba. Su estado de abandono era tanto, que llegaron a la conclusión que el caballo había intentado sobrevivir completamente solo durante meses.

Supusieron que había estado vagando en el desierto de seis a cuatro meses ocasionando que perdiera poco más de 250 kilos. Perdiendo la mitad del peso promedio de un caballo de carrera. Montano comentó al respecto:

“Estoy sorprendida de que haya llegado tan lejos. Estábamos muy preocupados de que no pudiera pasar la primera noche, debido a lo delgado y débil que era”.

Afortunadamente, el destino de este indefenso caballo dio un giro inesperado gracias a sus rescatistas que realizaron un increíble trabajo para ayudarlo a salir adelante.

El animalito fue acogido por Hope Ranch y desde ahí comenzó un largo camino de rehabilitación.

No sería un camino fácil, incluso sus cuidadores temían que no lograría. Por fortuna, el caballo tenía una fuerza interior gigantesca y luchó por su vida.

“Cuando nos encontramos con este dulce caballo, aparentemente lo habían dejado solo.

Pareció aliviado e inmediatamente comenzó a beber del agua que le trajimos. Siento que es una bendición.

Siento que hemos sido una bendición para él y que él es una bendición para la comunidad”, destacó Cory.

Este valiente caballo recibió el nombre de Bendición, al poco tiempo de su rescate sus cuidadoras descubrieron que no se trataba de un caballo común, era un caballo de carrera de pura sangre.

Bendición tenía algunas marcas distintas de este tipo de caballo, entre ellas, un tatuaje debajo del labio y una marca en el costado para que todos supieran que se dedicaba a las carreras.

Misian y Allison descubrieron que su nombre de carrera era Pleasing Dom y que nació en el 2012.

Afortunadamente, con su nombre de carrera, las autoridades tienen una pista para poder dar con los responsables que lo dejaron en esas condiciones. Al respecto Cory destacó:

“Simplemente me rompe el corazón que alguien le haga eso a cualquier criatura viviente”.

La historia del valiente caballo que se convirtió en una bendición para sus rescatistas y toda la comunidad rápidamente se dio a conocer.

Muchas personas se han acercado al rancho para saber cómo sigue y preguntar la manera en la que puedan ayudar.

Desde que se volvió viral, sus cuidadoras abrieron una cuenta GoFundMe donde recibieron todas las donaciones que ayudaron a costear su tratamiento.

“Estoy muy agradecida de que esté saliendo adelante porque ha sido una bendición tratar con él y se ha portado muy bien.

Se nota que ahora tiene una luz más brillante en los ojos. Tiene esperanza”, dijo Corey.

Nos encanta saber que este noble caballo está disfrutando de una nueva oportunidad. Confiamos que seguirá mejorando a pasos agigantados y que dentro de poco será ese caballo fuerte e indomable que un día fue.

No hay imposibles cuando un animalito vulnerable se topa con personas maravillosas que hacen todo por rescatarlos, por devolverlos a la vida, y llenarlos de esperanza.