Cachorrito forzado a salir de su casa por estar enfermo, agacha la cabeza avergonzado

Muchas veces cuando nos relacionamos con perros o gatos, se nos olvida por completo que ellos también son criaturas con dignidad.

Las mascotas también se merecen respeto y un trato acorde, por eso es imperdonable los malos tratos y la negligencia.

Enfermo, débil y avergonzado, Sardinha se negaba a alzar la vista

Específicamente en el caso de las familias que no son capaces de comprometerse a largo plazo con sus animales de compañía para brindarles las necesidades básicas, como salud, alimentación y afecto, hoy te tenemos el caso de un cachorro que fue hallado deambulando por Brasil.

El cachorrito fue encontrado en las calles con el peor aspecto que puedas imaginar, pero lo más singular de ver era cómo colgaba la cabeza avergonzado.

Es como si no se sintiera digno de la vida de un perro normal. Estaba completamente deprimido, pero un buen samaritano lo acogió y lo llevó a un grupo de rescate local en Brasil.

Allí lo llamaron Sardinha. Los lugareños explicaron que el perro había sido expulsado de su propia casa cuando se enfermó. Con sarna, gusanos y una infección en los ojos, necesitaba muchos cuidados. Y cuando levantó la cabeza para hacer contacto visual con el personal veterinario, ¡fue un gran primer paso!

Mira la evolución del pobre Sardinha una vez que fue echado a las calles con crueldad

¿Qué culpa podría tener Sardinha de haberse enfermado? En principio, si hubiese recibido los cuidados adecuados no estaría pasando por eso y las personas responsables de su salud fueron esas mismas que, una vez necesitó de ellos más que nunca, le dieron la espalda echándolo a las calles.

Una mujer que ama a los perros y ha ayudado a rescates en el pasado se enteró de Sardinha y llamó al rescate.

Su condición era preocupante e indignante

Se ofreció a criar al dulce cachorro mientras trabajaba para que confiara en las personas y viviera la vida de una mascota normal. Y no tardaría mucho…

¡Después de unos días, Sardinha estaba afuera jugando y persiguiendo sus juguetes! Ese movimiento de la cola fue realmente un espectáculo.

¡Fue poco después que una familia notó al perro y solicitó adoptarlo! Obtuvo el hogar para siempre que realmente se merecía.

Por fortuna para Sardinha recibió la ayuda que necesitaba justo a tiempo. Imagina cuántos animales, como él, se quedan a la espera de esa mano amiga y extienden sus vidas en las calles, como vagabundos, a la espera de un poco de auxilio. Es una triste realidad que debe acabar.

Sardinha no es ni la sombra de ese cachorro triste y cabizbajo que hallaron en las calles

Si te alegra saber que Sardinha está entre el grupo de mascotas que recibió una segunda oportunidad, comparte su historia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!