Cachorrito se niega a comer hasta que su padre haga el “mágico truco del refrigerador”

Para muchas personas la preparación de la comida es un arte que se hace con gotas de amor, y pareciera que Nitro, un hermoso cachorro, lo sabe muy bien.

Afortunadamente, Zach Shepard, el padre de Nitro encontró una forma sencilla para hacer que la comida de su amada mascota fuera de su agrado con tan solo agregar una o dos pizcas de un “ingrediente especial”.

Aunque este perrito algunas veces prefiere que su comida sea “diferente”, su padre reconoce que realmente Nitro no es un exigente culinario. Pero algunos días su tazón lleno de comida no despierta su apetito, y es cuando en esos días que este amigo peludo quiere algo especial.

“Nitro no siempre ha sido un quisquilloso con la comida, solo tiene sus momentos. Para él la comida más deliciosa proviene del refrigerador”, dijo Zach.

Pero para sorpresa de todos, Zach descubrió recientemente que lo que hace que la comida sea más apetecible al paladar de Nitro no es en realidad la comida en sí. En cambio, se trata más de perspectiva y es algo así como un simple “ingrediente mágico”.

Cuando llega la hora de la comida y Nitro levanta la mirada hacia su padre diciéndole “esto otra vez”, Zach ya sabe que tiene que hacer el dulce paso adicional en la rutina de alimentación de su cachorro y que hace que la comida le parezca a su perro aún más sabrosa.

Simplemente su padre toma el aburrido plato de comida, lo lleva al refrigerador donde lo coloca brevemente, y por arte de magia sale mucho más delicioso.

No te pierdas el divertido video que nos muestra el fantástico truco de magia que hace el padre de Nitro para que su amado cachorro tenga su exquisito y diferente plato de comida.

Es evidente que este perrito se ha dado cuenta que cuando su padre prepara la comida usa ingredientes del refrigerador, quizás en algún momento probó algo que Zach compartió con él justo después de sacarla de la nevera y le gustó tanto que jamás lo olvidó.

La solución que Zach encontró para satisfacer la exigencia culinaria de Nitro, que realmente no es mucha, ha sido mágica.

“Realmente me sorprendió que funcionara”, dijo Zach.

Nitro parece no tener idea de por qué su comida sabe mucho mejor después de pasar por la nevera, pero es evidente que para él si hay un cambio notable en el sabor.

El amor, en este caso, es el ingrediente secreto y para este padre, su cachorro se merece lo mejor. Comparte esta encantadora y muy particular historia culinaria.