Ella baja 65 kg de la noche a la mañana gracias a la ayuda de su amigo de cuatro patas

Bajar de peso, mantener una vida saludable, una dieta equilibrada y hábitos sanos son la mayoría de los propósitos que tenemos las personas para cumplir en el día a día, pero a veces llevar a cabo esa rutina llega a ser tedioso para al final abandonar el cambio. Se ha hecho un gran avance con el desarrollo de aplicaciones y sistemas que te motivan y chequean tu rendimiento, pero lo que en realidad necesitas es tener un gato. 😉

Así es como ha bajado de peso Callie Gisler, una excursionista y levantadora de pesas de 26 años. Un día se descargó una aplicación fitness para sincronizar su teléfono móvil con una balanza inteligente, pero vio que había un error grave cuando indicó que había perdido 65 kilos durante una noche.

Callie pensaba que sus dispositivos estaban defectuosos porque ese resultado era imposible, no tenía ninguna explicación para la avería, hasta que notó una actividad bastante sospechosa de su gatita Moo.

Moo llegó a la vida de Callie gracias a la Willamette Humane Society, refugio donde lo adoptó hace ya cuatro años. Al seguir a su mascota supo por qué sus dispositivos decían que había bajado tal cantidad exorbitante de peso. Su gatita engañó a la balanza inteligente habilitada por Bluetooth.

La situación de Callie es particularmente divertida y ella explica con sus propias palabras en un post de Facebook cómo desaparecieron sus 65 kilos.

“El martes por la mañana recibí una notificación automática por correo electrónico de mi aplicación de fitness diciendo había alcanzado mi meta de pérdida de peso. Por supuesto, esto no era cierto, así que abrí la aplicación para descubrir exactamente qué estaba pasando”, comentó.

La chica dice que la última persona que se pesó en la balanza fue durante la madrugada, a las 4:51 am, claro, esta vez no fue una persona sino su gata Moo.

“A pesar de que tuve que regresar y ajustar todos los datos en mis aplicaciones, pensé que era gracioso que de alguna manera hubiera logrado configurar la balanza. Uno pensaría que una balanza inteligente sabría la diferencia entre un gato y un humano, pero evidentemente no es así”.

El gracioso incidente con su balanza le causó tanta gracia que lo compartió en su cuenta de Facebook y todos sus amigos y familiares reaccionaron de igual forma haciendo que el error de sus dispositivos se hiciera viral.

No sé si lo hará otra vez pero estoy pensando en mantener la balanza de pie contra la pared o tal vez incluso en un estante del baño para evitar futuros pesajes en cuatro patas :)”, comentó Callie.

Facebook / Callie Gisler

Está claro que la naturaleza aún logra engañar a la tecnología ¡Comenta y comparte este gracioso incidente con tus amigos!

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!