Después de una dolorosa pérdida, se convierte en el héroe de 300 gatitos – MARAVILLOSO

Hay cientos de historias que hablan de héroes anónimos. Muchos samaritanos se dedican a entregar su amor y sus esfuerzos para ayudar, mejorar y mantener a otros, como es el caso de Chris Arsenault.

Arsenault, de 58 años de edad, convirtió su hogar en un santuario para gatos. En su casa, él mismo atiende a más de 300 felinos. Toda la casa y especialmente el jardín, han sido adaptadas para la comodidad de sus pequeños amigos que antes se encontraban sin hogar.

Algunos gatitos estaban abandonados y fueron rescatados por el propio Chris, pero la gran mayoría provienen de refugios locales.

“Soy un verdadero amante de los animales. Cuando era niño, tenía conejos, jerbos y perros. Los animales siempre han sido mi pasión”, dice Chris.

La realidad es que esta increíble muestra de compasión y amor por estos seres indefensos, va más allá de un simple deseo de querer ayudarlos.

Chris decidió abrirles las puertas de su casa a todos estos gatos para así poder hacer frente al dolor que le había generado la pérdida de su hijo, Eric, quien con solo 24 años murió en un accidente de motocicleta en Long Island.

Varios meses después de la muerte de Eric, Chris encontró un grupo de gatitos enfermos junto a una de las vías del tren, mientras él trabajaba como conductor.

“Habían 30 pequeños gatitos y no podía darme cuenta si estaban enfermos o no”, comenta Chris. “Sabía que si los dejaba allí seguramente iban a morir, es por eso que los traje a casa”.

Después de haber cuidado a esos gatitos hasta que recuperaran su salud, Chris se dio cuenta que él tenía mucho más que dar. Por lo que contactó a refugios y otras organizaciones para encontrar más gatos que necesitaran ayuda y adoptarlos. Terminando con un total de 300 gatos, en este santuario ubicado en Medford, New York.

“Después de la muerte de mi hijo, estos gatos me dieron algo que hacer”, dijo Chris.

Él debió modificar su casa por completo para poder acoger a los felinos, era necesario que pareciera un refugio. Hizo mucho espacio en los alrededores de la casa y el jardín para que los gatos pudieran andar libremente. Le agregó al jardín hamacas para que ellos pudieran tomar el sol.

El único espacio libre que tiene es una pequeña habitación de unos 3×4 metros, donde Chris puede comer y dormir.

Ahora, él se despierta todos los días a las 7:00 am para encargarse de sus gatos, llenar sus recipientes con agua, limpiar las bandejas, sacar la basura, fregar pisos y preparar pollo asado para que sus peludos amigos puedan cenar. También se encarga de la salud de cada animal, dándoles a cada uno su medicación y asegurándose que estos no sientan dolor ni se enfermen.

“Todos los días debo tratar a los gatos que se han enfermado”, dijo Chris. “Para mantener el control de sus enfermedades les voy poniendo collares con colores de forma que pueda identificar la condición de cada gatito, ponerlos en cuarentena y evitar que otros enfermen”.

El santuario tiene una política de esterilización y castrado para cada nuevo gatito que se suma a la ya la grande familia de felinos que tiene Chris.

“El año pasado gasté cerca de 22.000 dólares en el veterinario. Cada gatito debía ser castrado y esterilizado”.

SWNS

A pesar de todas las dificultades, Chris dice sentirse orgulloso del santuario que él les ha construido a estos animales que muy probablemente habrían muerto o habrían sido sacrificados.

Puedes ver el tour de la casa refugio de Chris, a continuación:

Ciertamente, no existe corazón más grande que el de un hombre tocado por la pérdida de aquella persona que le es más querida en la vida. Es bueno saber que en vez de caer en depresión, Chris tomó la decisión de ayudar a aquellos más indefensos.

¿Te inspira lo que ha hecho Chris tanto como a nosotros? Comparte esta noticia y ayuda a aquellos que lo necesitan.

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!