Captan a hombre sin hogar y su perro abrazados durmiendo plácidamente, saben que lo tienen todo

No es secreto para nadie que la vida en las calles puede tornarse dura y gris, no sólo para los animales sino también para las personas sin techo, quienes sufren día a día lo indecible por soportar la inclemencia del tiempo, la ingratitud, el frío, la soledad, los malos tratos, el hambre…

Puede ser muy devastador encontrarnos con perritos que no tienen dónde reclinar la cabeza

Pero así también nos parte el alma ver a personas mayores cuya única compañía puede ser el duro y frío suelo en una helada noche de invierno.

Sin embargo, surgen también imágenes conmovedoras, que dentro de lo desoladoras, nos dejan sin palabras y nos invitan a reflexionar por unos momentos sobre cuáles son los verdaderos valores que anclan nuestra vida.

En Instagram, se publicó una imagen que fue capturada en plena calle que ya ha dado la vuelta al mundo.

Se trata de un hombre sin hogar durmiendo plácidamente, como si verdaderamente no tuviera ninguna preocupación. Y cómo no hacerlo, si tiene al mejor y más fiel ángel de cuatro patas a su lado, a quien se aferra abrazado. Lo mismo le sucede a su amado Firulais, a pesar de pasar el frío y el hambre, sabe que lo tiene todo junto a su fiel compañero. 

¿Qué más le puede pedir a la vida?… Una imagen para la que las palabras sobran

Lógicamente, es una imagen que revela la tristeza de la pobreza, pero también la ternura del amor y la luz de la esperanza. Como suele ser el caso, todos tienden a ver lo que quieren, un poco como en la prueba de Rorschach, donde todos proyectan lo que realmente tienen dentro de ellos.

«No hay título que abarque todo lo que muestra esta imagen», se puede leer en la publicación que se ha vuelto viral.

 

View this post on Instagram

 

@antitaurin0s 🙏🙏🙏

A post shared by Fer Ariza (@ferarizaoficial) on

Pero esta imagen no sólo refleja la dureza de las calles, el hombre y su amigo descansan en paz ante los ojos de todos, muy juntos, dándose afecto y consuelo el uno al otro.

Puede contar con el amor incondicional de un amigo fiel, un ángel guardián sin alas, pero con cuatro patas. Mientras que al perrito no le importa si su compañero humano no es rico, si no puede garantizarle refugio o comida.

Él está y permanecerá allí junto a su dueño, pase lo que pase.

Dos almas pueden ser serenas y felices juntas, incluso si les faltara todo, lo importante es que exista un vínculo misterioso y magnífico entre ellas que les da fuerza y la ​​confianza para perseverar en su lucha, todos los días.

La interpretación de esta escena puede ser demasiado romántica o ficticia, pero ciertamente puede servir como punto de partida para aprender lo que significa el respeto, la empatía, la lealtad y el amor verdadero. ¡Compártelo!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!