Basurero es captado junto a la mochila en la que había un perro herido y la empresa se pronuncia

Hay algo que brilla en la condición humana que sugiere que aún existe el amor y la solidaridad en el corazón de gente especial, tal como el protagonista y héroe principal de esta historia.

Aaron Kinsel es un humilde conductor de camiones de aseo urbano, de Ohio, Estados Unidos, lugar donde también realiza sus labores todos los días.

Una mañana, en medio de su camino rutinario se percató de un bulto bastante particular, que había sido arrojado a un lado de la carretera.

Vio que adentro de una mochila algo se movía, así que no dudó en detener su marcha y bajar de su vehículo para investigar de qué se trataba. Cuál no sería su sorpresa cuando, a unos pasos, se dio cuenta de que se trataba de una pequeña perrita luchando infructuosamente por salir.

“Después de una observación adicional, se percató de que la mochila se movía, así que salió del camión para investigar. Dentro encontró una cachorra de 10 semanas de edad. Esta hembra, mezcla de bóxer, está siendo tratada en la oficina de un veterinario local. Sufre de deshidratación y una pierna rota”, informó la empresa donde trabaja Aaron.

Allí, Kinsel supo que alguien malintencionado y cruel la puso allí y la arrojó, seguramente desde un vehículo en marcha.

El hecho sucedió en el municipio de Colerain. El hombre abrió la mochila, tomó a la perrita en sus brazos y se convirtió en su héroe.

“Sentí que estaba destinado a encontrarla”, dijo Aaron.

Y es que, todos los días salen a la calle héroes anónimos para salvar el día, tal como lo demostró este noble y empático conductor de camiones de basura en Ohio. Pero, esto no es todo. La buena voluntad de este conductor es ilimitada.

Al ver la condición tan extrema de la perrita, decidió también abrirle las puertas de su hogar y ahora la adoptará. Es más, se encuentra tan emocionado por la idea que, para darle la bienvenida, Aaron la llamó Tipper, nombre del mecanismo utilizado en la parte posterior de los camiones, que ayuda a recoger los contenedores de basura.

Sería algo así como la copiloto y ayudante del conductor. Además, gracias a la buena acción de este hombre y de la compañía, ya la policía tiene toda la información necesaria para iniciar un proceso de investigación y no cesar hasta que el responsable pague por su crimen.

Por su parte, la empresa de aseo donde Aaron trabaja, Rumpke Waste & Recycling, en la voz de su gerente de seguridad, Kendra Catherman, ha anunciado que, tanto por su seguridad como por la de sus clientes, los conductores de su flota se encuentran entrenados para permanecer en observación. Están orgullosos de contar con empleados como Aaron.

Comparte esta historia de amor hacia los animales con tus seres queridos y amistades. Porque el AMOR es una palabra de cuatro patas.