Captan a un hombre que viaja en moto al trabajo con su perrito enfermo por temor a dejarlo solo

En las calles a menudo suelen verse situaciones algo diferentes o graciosas detrás de las cuales se guardan las más increíbles historias. Tal es el caso de la fotografía que protagonizó en Argentina, un hombre en moto y su copiloto, un tierno perrito que parece disfrutar de la adrenalina del viaje. 

Miles de usuarios han compartido en todas las redes la imagen que ya es viral, pero pocos conocen a sus protagonistas.

Se trata de Don Manuel Ortega y su incondicional compañero Chelo.

Manuel tiene 69 años y Chelo sólo 3, y juntos demuestran que la amistad y el amor no sabe ni de edades ni de especies. El par de compañeros hacen todo juntos e incluso ir al trabajo, de esa actividad han surgido las comentadas fotografías del perro en moto. 

Don Manuel no tiene automóvil, así que Chelo se acostumbró a los viajes en motocicleta con tal de estar siempre al lado de su padre humano. 

Chelo es un peludo responsable y no sale sin su mascarilla.

Este motero vive en Roca, Argentina, y llegó a la vida de Manuel en el 2017. El primer año juntos no fue para nada sencillo, Chelo se enfermó a causa de un virus que comprometió su vida.

El dramático episodio se repitió durante el año pasado y es por esa razón que Manuel no deja pasar ni una sola cita al veterinario y tampoco le gusta dejar solo al peludo.

Don Manuel es un dueño responsable.

Chelo viaja en dos patas, con su lomito estirado gracias a la pequeña modificación que Manuel le hizo a la motocicleta. En el tanque de la gasolina, el hombre añadió una tabla que sirve de asiento para el peludo.

Manuel es muy cuidadoso en el momento de manejar y Chelo es su mejor copiloto pero, para evitar cualquier mal rato, el hombre diseñó un casco especial para su compañero. Además, el padre humano también diseñó otros accesorios que el perrito usa durante sus viajes.

Así de guapo luce este motero.

En los días fríos Chelo sube a la motocicleta con su chaleco especial y también tiene lentes protectores para usar en las rutas largas. El amor de Manuel por su mascota es tan grande que todos los accesorios han sido fabricados con sus propias manos.

El casco está hecho con una bocha de un flotante de agua.

Manuel trabaja de forma independiente en la construcción, así que tiene horarios flexibles y sus jefes le permiten llevar al noble Chelo con él.

Cada vez que la moto es puesta en marcha, el peludo se agita pues sabe que es hora de dar un paseo con papito. Después de un mate y un desayuno, Manuel comienza su día en compañía del peludito.

Este hombre no tendrá lujos pero el amor que le brinda al perrito es su mayor tesoro, comparte esta bella historia de compañerismo y que el ejemplo de Manuel inspire a otros dueños a ser responsables.