Un cazador dejó su arma en el suelo… y recibió disparos de quien menos lo esperaba

Los accidentes a veces simplemente ocurren de la manera más inesperada y por más que se tomen prevenciones para evitarlos, solo suceden. No podemos controlarlos ni son planeados, son solo accidentes.

Leer un evento extraño e inesperado en las noticias generalmente resulta muy sorprendente y a la vez nos da un llamado de atención para estar más al tanto de los detalles para poder evitar casos similares.

Cuando un grupo de cazadores sale a realizar su trabajo se espera que tomen todas las medidas preventivas, pues utilizan armas y cuando se trata de armas,  cualquier cosa puede salir mal, pero a veces, aunque se intente estar preparados, los accidentes pasan.

William Rancourt, de 36 años, se encontraba con un grupo de amigos cazando pájaros cuando algo completamente inesperado sucedió, el Departamento de Recursos Naturales de Iowa recibió un llamado con unas noticias bastante sorprendentes sobre un accidente que había ocurrido en los alrededores.

Al parecer, un hombre había sido herido por su propia arma mientras se encontraba cazando pájaros, pero ¿quién detonó el arma en contra de este hombre? Esta es la parte más extraña de toda la situación, pues el causante del accidente era nada más y nada menos que su perro compañero.

William Rancourt se encontraba cazando en compañía de otros tres compañeros, además tenía a su perro fiel en ese día de caza; Rancourt puso su arma en el suelo cuando accidentalmente su perro tiró del gatillo disparando directamente contra este hombre.

El hombre fue impactado por perdigones usados para cazar aves desde su propia arma a unos 20 cm de distancia, los testigos de este acontecimiento no podían creer lo que sus ojos estaban viendo.

“Fue realmente un extraño accidente: colocó su arma en el suelo, y uno de los perros de caza simplemente dio un paso hacia la derecha, o simplemente un paso incorrecto hacia esa escopeta, y el arma se disparó”, dijo el oficial de conservación de DNR, Ken Lonneman.

Rápidamente Rancourt fue llevado al hospital más cercano, en donde se le brindó la atención pertinente, afortunadamente las heridas fueron tratadas y su vida no se encuentra en peligro.

La distancia a la que se encontraba este hombre del arma y del perro fueron pertinentes para que las heridas no fueran tan graves, pues de haberse encontrado un poco más cerca los balines habrían atravesado y causado heridas de mayor gravedad.

NY Daily News

“Ayer estaba en radiografías, ya que estaban determinando si necesitarían cirugía para quitar los gránulos de bala o si se podrían extraer de otra manera”, dijo Lonneman.

Para la suerte de estos cazadores, el accidente no pasó más allá de un susto y algunas heridas que pueden ser tratadas. De haberse encontrado el cazador más cerca de su arma, la situación habría sido peor.

Es una alarma de advertencia y quizás un auténtico karma para quien hace de la caza, su sutento de vida. ¡Quiena a tiros mata, a tiros morirá!

¿Qué opinas de este extraño suceso? Déjanos saber lo que piensas y compártelo con tus amigos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!