Un grupo de cazadores se apiada de un leopardo en peligro de extinción gravemente herido

Son muchas las especies de animales que se encuentran en peligro de extinción por culpa de comportamientos inapropiados de algunos seres humanos.

Unos cazadores se apiadaron de este leopardo de Amur, cuya especie está en peligro de desaparecer, y lo trasladaron en estado grave al centro de salud más cercano, donde los veterinarios lo atendieron rápidamente.

Su pronóstico era de dos semanas de vida.

Tras una lenta recuperación donde disfrutaba de un inmenso refugio para cazar, el personal quería regresarlo a la naturaleza, pero todo cambió cuando algunos de sus músculos seguían atrofiados por el fuerte impacto que recibió.

Leo, como fue apodado este singular leopardo, no podía caminar bien y lamentablemente una de las lesiones en su espalda se convirtió en un tumor.

Fue entonces cuando no tuvieron otra alternativa que trasladarlo a Moscú, con especialistas que sabían cómo manejar la situación.

 “Nos entristeció el hecho de que el animal debía ser trasladado a Moscú.

Fue una decisión difícil tomada después de una serie de reuniones con expertos para analizar los pros y los contras”, dijo Dmitry, Primer Viceministro de Silvicultura y Caza de la región de Primorsky

Leo tuvo que ser trasladado en un vuelo de al menos nueve horas, una decisión necesaria, pero que fue dolorosa para los cuidadores que ya se habían encariñado con él.

Días antes al viaje, habían advertido sobre los malos tratos a los que eran sometidos los animales en Rusia.

Pero generalizar no sería lo correcto, también están aquellos que trabajan arduamente para preservar la vida de los animales, en especial de aquellas especies en peligro de extinción.

Y en una muestra de preocupación y de solidaridad por la vida silvestre, un grupo de veterinarios logró salvar la vida de este leopardo de Amur, una de las especies más raras que existen en el planeta.

Este maravilloso ejemplar logró sobrevivir gracias a los cuidados y atenciones que recibió durante meses en un centro de rescate del Lejano Oriente ruso.

«Salvar a este animal fue un trabajo en conjunto», reveló Dmitry.

La rápida acción de los especialistas a las afueras de Vladivostok hizo posible que se salvara, realmente fue un milagro.

“Esperamos que sus descendientes nacidos en cautiverio contribuyan al crecimiento de la población de leopardos en la naturaleza”, señaló Dmitry.

Todos esperan que tras ser sometido a la intervención quirúrgica para extraer el tumor también tenga una recuperación satisfactoria.

Según el último censo quedan menos de 100 de estos ejemplares adultos en el mundo y Leo es uno de ellos.

Aplaudimos a todos los que se ocuparon de Leo y salvaron su vida. Unimos nuestro deseo para que pueda recuperarse completamente compartiendo su historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!