Duerme una siesta en el jardín y se despierta con una gatita en su regazo

Ali Safa es un joven habitante de Canberra, Australia, que planeaba pasar un buen día de descanso en su casa. Tan sólo deseaba dormir y jugar un poco a los vídeo juegos.

Después de un rato decidió sentarse en su jardín para disfrutar del día y en cuestión de minutos terminó profundamente dormido. Parecía ser una tarde de relajación, pero al despertar se encontró con una gran sorpresa.

“Estaba tomando una siesta en el balcón de mi casa. Alrededor de dos horas más tarde, desperté y me encontré con que no estaba solo, tenía un compañero sobre mi estómago”, dijo Safa.

Al sentir al extraño animal moviéndose encima suyo, el joven no pudo evitar pensar que se trataba de algún travieso roedor que había aprovechado su siesta para divertirse a lo grande con un humano.

“Al principio pensé que era una rata”, agregó el joven.

En realidad se trataba de una gatita blanca que se extendió sobre todo su regazo y dormía placenteramente, ronroneado de felicidad. Safa la observó cuidadosamente y al ver sus orejas sin pelo de color rosa, sus pequeñas patas sucias y su aspecto descuidado, no pudo evitar conmoverse.

“Nunca tuve una mascota y soy un poco solitario por lo que no tengo muchos amigos. Mientras seguía descansando podía escuchar el ronroneo de la dulce gatita, es la cosa más linda que he escuchado”, comentó el joven australiano.

Safa había visto muchos gatos callejeros deambulando por su domicilio, pero ella era diferente.

Como, si de alguna forma, lo hubiera elegido como su humano

Enternecido por la situación, Ali tomó una fotografía de su compañera mientras dormía. No le interesaba su aspecto ni lo sucia que pudiera estar, tan solo disfrutaba de su compañía y quiso compartirlo con todos a través de Reddit sin sospechar que su inusual encuentro se haría viral.

Cuando la gatita durmiente despertó, miró fijamente a Safa y con sus maullidos le indicó que se encontraba hambrienta. El joven no dudó ni un momento el quedarse sin alimento y compartió con ella unas alitas de pollo que su madre había cocinado.

Posteriormente, Safa bañó a su nueva amiga y descubrió que las marcas en su piel eran en realidad encantadoras manchas y no suciedad. La gatita se comportó pacientemente dentro del agua, jugando entre la espuma y el joven no pudo resistirse a adoptarla y disfrutar de su compañía para siempre.

«No hay en realidad reglas en contra de tener una mascota en mi familia, y parecía que ella pedía a gritos tener una… ¡Al diablo, me la quedo!», dijo Safa.

Safa decidió llamar a la pequeña “Ángel” y la llevó a una clínica veterinaria para asegurarse de que se encontrara bien. Los estudios veterinarios revelaron que estaba completamente sana, el joven sólo necesitaba muchos sobres de comida y juguetes para cuidarla.

A pesar de que solo han pasado muy poco tiempo juntos, Safa considera a la pequeña Ángel como un miembro de su familia y se esmera día a día por hacerle sentir que por fin tiene un hogar amoroso.

“Es la gatita más divertida que he conocido. Todo lo que hace es seguirme durante el día para jugar”, señaló Safa.

Confiamos en que la hermosa gatita podrá dejar atrás su pasado al lado de su nueva familia y que siempre tendrá con quien tomar una dulce siesta. No te vayas sin compartir esta historia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!