Rescatan a una chihuahua petrificada del miedo tras caer 3 metros al fondo de un pozo sin tapa

No todo está perdido cuando vemos actos de bondad como el de esta extraordinaria historia, en la que un samaritano estuvo en el lugar correcto y en el preciso momento para ayudar a una perrita que nunca perdió la esperanza.

Robert Guymon, de 28 años, recorría el camino boscoso en la ciudad de Kansas, Missouri, Estados Unidos.

Escuchó unos ladridos, lejos de ignorar este hecho y seguir adelante, decidió acercarse hasta encontrar de donde provenían los gritos de auxilio. Miró hacia abajo, y allí estaba, un chihuahua demacrado temblando en la oscuridad rodeado de escombros y basura.

Nadie sabe con certeza cuánto tiempo llevaba este pequeño animal aferrándose a la vida atrapado en el fondo de un pozo de registro sin tapa cerca de una zona boscosa, pero una cosa es segura, apareció este hombre y supo que tenía que responder a esa llamada.

Esta pequeña perrita de pelaje blanco estaba aterrorizada y desesperada. A pesar de haber sufrido una caída de 3 metros no parecía estar lesionada; sin embargo, Robert preocupado por el sufrimiento de este ser inocente, se apresuró hasta la asociación local KC Pet Project en busca de ayuda.

Regresaron a la boca de registro y con el apoyo del personal del refugio se metió en el pozo para poner a salvo a la pequeña.

Estaba comprensiblemente asustada y nerviosa. Se las arreglaron para calmarla y sacarla de forma segura del agujero.

“Se retorcía en nuestros brazos. Tuvimos que envolverla en una manta”.

Al principio estaba a la defensiva con el personal que intentaba cuidarla, no quería que nadie la tocara.

“Tan pronto abrieron una lata de alimento para perros y le dieron algo de comer se convirtió en un perro completamente diferente, comenzó a lamernos, dándonos todo el amor. Ahora ella está siendo mimada”, contó Tori Fugate, la directora de comunicaciones del refugio KC Pet Project.

Considerando la naturaleza de su terrible experiencia, el personal médico que la revisó se sorprendió al descubrir que no resultó gravemente herida ni tenía huesos rotos, pero estaba increíblemente delgada, pesaba poco más de dos kilos cuando llegó al refugio.

Esta pequeña de aproximadamente 3 años de edad, no tenía un collar ni microchip, mientras se recupera, el personal ha hecho un llamado con la esperanza de que aparezca su dueño, pero hasta ahora nadie se ha presentado.

Finalmente, si nadie la reclama estará disponible para adopción.

«Ella es preciosa. Es tan linda y cariñosa que va a ser una gran compañera para alguien».

La chihuahua, a quien todavía no se le ha dado un nombre, se ganó el apodo de Baby Jessica, recordando la famosa historia de Jessica McClure, fue rescatada cuando tenía 18 meses de edad después de caer en un pozo en el patio trasero de su tía.

Cómo esta perrita terminó en el hoyo sigue siendo un misterio, dijo Tori. Afortunadamente, ahora está en buenas manos, disfrutando de una cama caliente y gradualmente ha recuperado su peso y vitalidad.

«No sabemos cuánto tiempo estuvo allí, pero estamos muy agradecidos de que alguien pudo encontrarla y actuar rápidamente».

No hubiese logrado sobrevivir por mucho tiempo sin la intervención de Robert, debido al frío extremo que se esperaba y las condiciones nocivas del pozo.

Este pozo de inspección sin tapa representa una seria amenaza para una multitud de criaturas que podrían caer y quedar atrapadas, por lo que esperamos que las autoridades hayan subsanado el problema.

Real-fix / Facebook

Una reciente actualización de su estado da a informar la buena noticia, fue adoptada por una familia que la llamó Bella y que dará el hogar amoroso que se merece¡Suerte Bella!

Una historia que gracias a un feliz rescate cambió para siempre una vida. Compártelo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!