Chili, el gatito miniatura que se salvó gracias a su agudo maullido

Chili es un pequeño gatito, literalmente era una miniatura cuando fue encontrado. Se salvó de la muerte de milagro. Pero por suerte pudo salvarse y vivir una buena vida gracias a todo el apoyo de sus hermanas. ¡Conoce su historia!

A Joan Bowell le encanta rescatar gatos y los ayuda siempre que puede, por eso es parte del equipo de God’s Little People. Una tarde se encontraba alimentado a unos gatos cuando escuchó un agudo maullido. Miró a su alrededor pero no vio a ninguna mamá gata, así que decidió averiguar de dónde provenía el sonido.

Aquí tienes un vídeo resumen de esta historia:

Chili, el gatito miniatura que se salvó gracias a su agudo mau…

Chili, el gatito miniatura que se salvó gracias a su agudo maullidoMás Información: http://bit.ly/2oaTtDX

Publiée par Zoorprendente sur Mardi 28 mars 2017

«A sólo 10 metros en el campo, entre algunos tallos de bambú me encontré con esto», escribió Joan. «Por desgracia un gatito ya había muerto y el otro estaba triste, sucio y con un ojo cerrado debido a una infección. Era el que lastimosamente estaba pidiendo ayuda de forma desesperada».

El pequeño gatito estaba totalmente sucio y desnutrido. «Puedo equivocarme, pero parece que mamá había renunciado a la situación o le había pasado una desgracia», cuenta Joan.

Joan llevó al gatito hasta su casa, le dio un buen baño y le sacó las pulgas. También trató su ojo infectado e intentó darle un poco de fórmula para gatitos para que comiera, pero el pequeño estaba demasiado débil como para comer.

Ya que no podía comer, decidió que entonces debía al menos aumentar su temperatura corporal, por lo cual metió al gatito en una caja junto a una botella de agua caliente. «Después de 14 horas sus ojos habían pasado de estar cerrados como si estuvieran pegados a estar abiertos».

Chili es el gatito más pequeño que Joan ha visto en toda su vida, pero a pesar de su pequeño tamaño, realmente es muy fuerte. Pasado un tiempo Joan puso a Chili con sus dos hermanas adoptivas, con la esperanza de que mejorara su sistema inmunológico y de que aumentara su apetito, que ya había mejorado un poco.

«Sus hermanas le han devuelto la esperanza, le proporcionan un consuelo físico, algo de lo que, tristemente, él parecía haber sido privado», cuenta Joan. «¡Tiene un increíble espíritu luchador y ha tenido una maravillosa recuperación!»

«Él tiene una necesidad constante de contacto físico y las hermanas le proporcionan eso», explica Joan. Chili era muy pequeño, pero día a día se ha vuelto más fuerte. «Ya no gimotea cuando duerme, ¡es un verdadero milagro!»

«Cuando fui a prepararles algo de comida, ¡todas habían subido y se habían acurrucado con su hermano!», cuenta Joan. «Lo mismo después de comer. Se pusieron cuidadosamente a ambos lados de Chili y se quedó dormido«.

Por la falta de su madre, él también suele buscar mucho la leche, por lo que con frecuencia chupa es el dedo de Joan.

Chili iba creciendo poco a poco y, aunque era más pequeño que sus hermanas, se podía notar que tenía unos ojos mucho más grandes, lo que podría ser un indicio de lo grande que podría crecer.

Y con el tiempo, también se fueron notando sus grandes patas. De no ser por el duro comienzo de su vida, seguramente Chili hubiese sido bastante grande desde el comienzo.

«Dejando a un lado sus grandes ojos, sus proporciones están empezando a quedar en su lugar», cuenta Joan. «Está creciendo rápidamente pero aún es adorable y realmente espero que esos grandes ojos permanezcan iguales».

Quizás por la falta de su madre gatuna Chili se ha aferrado demasiado a su madre humana. «Creo que su bella y pequeña alma se ha curado de su comienzo traumático en la vida. Es la cosa más dulce de la tierra y me encanta ser su mamá humana».

Ahora, aunque ni siquiera ha pasado un año desde que Chili fue encontrado, se puede ver lo mucho que ha crecido. «Tenía una notable voluntad de vivir, por eso luchó», dice Joan.

Chili ha crecido como un gato saludable. «Él está desarrollando huesos grandes y su cabeza ya es más grande que la de sus hermanas. ¡Creo que él va a ser un gigante!», dice Joan.

Lovemeow

¡Vaya diferencia en menos de un año! Sin duda Chili supo luchar para sobrevivir con la ayuda de sus hermanas y su madre adoptiva. Si quieres concer más de God’s Little People puedes ingresar en su página web.

Comparte esta tierna historia con tus amigos. Nunca es tarde para ayudar, incluso cuando todo parece que estar terminado.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!