Ciclistas ven que alguien tiró un cachorrito en media carretera y cambian su vida para siempre

Hay gente que, por razones desconocidas, aunque todas ellas injustificables, arrojan a los perros en las cunetas como quien tira un juguete viejo, que estorba. No solo es algo cruel y despreciable, sino que puede poner en peligro vidas humanas.

En días recientes, Pablo Villamayor y su esposa, una pareja paraguaya de ciclistas, daba un apacible paseo por un tramo de una de las carreteras del país, cuando, de pronto,  vieron un vehículo que les pareció sospechoso.

Ambos sabían que algo no andaba bien y tuvieron razón, ya que la escena que presenciarían a continuación les helaría la sangre. Cuando la pareja se acercó al lugar donde se había detenido el vehículo, vieron que, a un lado en el suelo, dentro de una bolsa había algo que se movía.

La abrieron y se impactaron al ver que se trataba de un inocente cachorro. Por fortuna para él, Villamayor y su esposa estuvieron en el lugar correcto y en el momento preciso para salvarle la vida.

Lo bueno es que el peludito no parecía presentar graves daños. Gozaba de buena salud, así que, en lugar de pedir ayuda, Villamayor decidió salvar al perrito él mismo.

“Nos dimos cuenta de que era un perro. El destino quería que estuviera aquí con nosotros. Salió de la bolsa y vino corriendo hacia nosotros, llorando», dijo Villamayor.

Detenido junto a su esposa a un lado de la carretera, tomó en brazos al animalito a quien bautizó con el nombre de Lorenzo y lo aseguró al manubrio de su bicicleta. De esta forma, los tres juntos emprendieron el comienzo de un nuevo viaje con destino a casa. Uno que duraría para toda la vida.

“Decidimos adoptarlo. Lo llamamos Lorenzo. Ahora está en casa con nosotros y es sumamente querido y feliz”, dijo el ciclista.

Finalmente, el cachorro arrojado como basura desde la ventanilla del vehículo había encontrado a la familia perfecta. Por su parte, Villamayor se interroga y no haya explicación acerca de los motivos que pueden llevar a una persona a cometer un acto tan vil y repudiable.

Por fortuna, aún existe gente de buen corazón como él y su esposa, quienes estuvieron allí para reconocer en Lorenzo el tesoro que en realidad es, al igual que el resto de los demás animales lo son. Villamayor añadió haberse sentido muy conmovido y, a la vez, consternado de ver tanta crueldad en ciertos individuos.

Comparte esta historia con tus amistades. Como hemos visto muchas veces, los animales que más frecuentemente invaden la carretera son los perros. Denuncia cualquier caso de trato injusto, abuso o explotación animal. No te hagas cómplice silencioso de estos actos de inhumanidad.