Cientos de caimanes mueren en Brasil por una inquietante razón

El cambio climático es real, y las consecuencias que va dejando a su paso son las terribles evidencias de los efectos que tiene sobre el planeta. Millones son los afectados, pero los que mayormente pagan los platos rotos por la devastación del hombre son los animales.

El pasado 24 de octubre se envió desde Brasilia, capital de Brasil,  un equipo de rescatistas y científicos para determinar una extraña situación que ciudadanos y el alcalde de la zona habían reportado desde la Isla de Bananal, en Tocantins, una zona ubicada al centro del país.

Al momento en que los rescatistas llegaron a la zona afectada no lo podían creer y documentaron en vídeo las terribles condiciones que encontraron; se puede ver al equipo de rescatistas caminando al lado de varios caimanes muertos y moribundos atascados en el lodo seco desde varias semanas atrás.

La población animal más afectada es la de los caimanes, para estos reptiles la zona era bastante óptima para ella, pero el cambio climático cambió drásticamente esa situación. La Isla de Bananal es una isla fluvial, formada a partir de la bisección del Araguaia, pero los más de 140 días sin lluvias han afectado el suelo de isla, endureciendo el lodo y dejando a los caimanes sin su hábitat ideal.

Por el camino, los rescatistas encontraron un par de vacas atascadas en el lodo seco, las vacas son criadas por los indígenas de la zona, pero nadie se acercó al momento de liberarlas  y los rescatistas suponen que al ver las nuevas condiciones de la zona, los indígenas prefirieron abandonar las vacas y encontrar un nuevo lugar.

Las vacas encontradas fueron liberadas por los rescatistas, necesitaron la fuerza de varios de ellosy después las llevaron a una zona segura para evitar que los caimanes cercanos se las comieran.

En la grabación se puede observar a varios de los caimanes muertos, con moscas a su alrededor y otros agonizando de dolor debido al hambre y la desesperación de no poder salir. Muy pocos fueron los caimanes que pudieron ser rescatados en comparación a los que fallecieron en el lugar; los caimanes rescatados fueron llevados a una zona con lagos que aún contienen agua, pero la preocupación para el grupo de rescate es que esa zona también está amenazada por la falta de agua.

Debido a las sequías que dejó sin reservas de agua los lagos y pantanos de la Isla de Bananal, en otras once ciudades se han puesto en estado de emergencia y otras 27 ciudades están en alerta por la falta de lluvia.

El líquido vital ha desaparecido en el centro de Brasil y todo producto al estilo de vida contaminante que tenemos los humanos que producimos el cambio climático, es preocupante la situación e indignante que los pobres animales sean los más afectados por los errores de la humanidad.

Comparte la noticia para que más personas se enteren de los terribles estragos que el factor climático está causando y creemos conciencia.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!