Un devastado ciervo bebé se aferra a un objeto para practicar caza pensando que es su madre

Un ciervo fue encontrado junto a un objetivo para práctica de tiro con forma de ciervo. Dicen que l pequeño confundió este objeto con su mamá y allí se acurrucó para poder sentir su calor, a pesar de lo frío del triste maniquí creado para recibir balas.

La triste historia se propagó por la red después de que la cuenta de Instagram de AnimaNaturalis publicara la foto del cervatillo. Las reacciones no demoraron en multiplicarse por miles de forma inmediata, mostrando la indignación de los internautas frente a lo desvalido y desprotegido del cervatillo.


La historia generó que los internautas reflexionaran sobre lo que para muchos es considerado un deporte: la caza.

En los últimos años, las poblaciones de ciervos han aumentado en varios países del hemisferio norte, razón por la cual su caza está atravesando una especie de “moda” difícil de entender para muchos. El ciervo es un animal ágil y muy atento, lo que dificulta la tarea de quien desea dar en el blanco, ya que se mueve rápidamente y logra percibir el peligro.


Tristemente, esta dificultad, más que desmotivar a sus cazadores, los incentiva al desafío de poder volver de la cacería con varias cabezas de estos nobles animales.

Tal es el punto, que varios emprendimientos han dispuesto maniquíes con forma de ciervo en áreas boscosas para que los cazadores puedan practicar su puntería y velocidad.


En la imagen compartida en Instagram, puede verse uno de estos objetos derribado y claramente dañado por balas, mientras a su costado se observa al indefenso ciervo bebé acurrucado a su lado, el cual evidentemente ha confundido el triste maniquí con el calor de su madre.

A tan corta edad, él debería estar descubriendo la naturaleza acompañado de su amorosa madre y, en lugar de ello, está completamente solo

Al igual que el pequeño de esta historia, todos los años son miles los ciervos bebés que quedan huérfanos, después de que sus madres pierden la vida a manos de los cazadores furtivos, condenándolos a ellos también a una muerte segura, sin la protección de su familia.

El ser humano es la única especie capaz de asesinar a otra sólo por diversión. Como señala uno de los internautas en los comentarios a la foto:

“Dice tanto esta foto, qué despreciables podemos llegar a ser, tanta maldad…”, escribió el internauta.


Según los especialistas en vida salvaje, los ciervos son unos animales tan ágiles que requieren de diversos impactos para sufrir algún daño, por lo que la mayoría de ellos logran escapar y terminan perdiendo la vida días después de estar agonizando.

Sí, lo sé, estas palabras son extremadamente tristes y desalentadoras, pero tal vez entre todos podremos lograr que más y más “humanos” tomemos conciencia de que el mundo y el resto de los seres vivos, no nos pertenecen, no son un objeto y merecen una vida digna.

Comparte esta triste historia con todos tus amigos. Multipliquemos nuestra voz en contra de la caza animal.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!