Cinder, el oso que sobrevivió a los incendios forestales pierde la vida en manos de un cazador

En el 2014 Washington enfrentó uno de los peores incendios forestales de la historia, más de cien mil hectáreas de la región centro-norte resultaron afectadas por el incendio perjudicando a la flora y fauna del país. Un adorable osito logró sobrevivir arrastrándose entre el bosque y haciendo camino hasta llegar a una carretera donde fue hallado por Steve Love, un hombre que se aseguró de salvar su vida.

El pequeño oso tenía parte de su cara quemada.

El Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Washington fueron los primeros en atender al oso, se aseguraron de curar todas sus quemaduras ante de transferirlo a Lake Tahoe Wildlife Care, en Carolina, un centro de rehabilitación donde pasó tres meses hasta que se recuperó por completo. Una vez recuperado fue trasladado a Idaho Black Bear Rehailitation, lugar donde lo ayudarían a prepararse para enfrentar su verdadero hábitat.

Decidieron llamar al oso Cinder.

En el centro conoció a Kaulana, otro osito con el que rápidamente simpatizó y se hicieron inseparables, el equipo decidió atender a la pareja y liberarlos juntos. La historia de Cinder conquistó miles de corazones e inspiró muchas historias, incluso se escribió un libro electrónico para niños donde la supervivencia es el tema principal. Las ganancias del libro fueron donados a los centros de rehabilitación que cuidaron al oso en su etapa crítica.

Cinder y Kaulana fueron liberados cuando cumplieron dos años.

Llegó la hora de liberarlos y la pareja fue trasladada cerca de las montañas Cascade, un lugar donde podían obtener con facilidad agua y comida. Los ositos lograron estar juntos solo por dos meses, durante la temporada de osos en el 2015 un cazador apuntó a Kaulana. Los rescatistas preocupados por el destino de Cinder, le hicieron seguimiento y en el 2017 le pusieron un collar GPS.

Cinder se convirtió en símbolo de esperanza.

El collar un día dejó de enviar señales, sus rescatistas optimistas pensaron que se encontraba en su guarida hibernando, pero en lugar de una guarida encontraron los restos de Cinder, al igual que con Kaulana un cazador acabó con su vida, dejando el collar GPS cerca del lugar donde fue liberado.

Algunas personas cuestionaron la liberación del osito que inspiró a cientos de sobrevivientes de los incendios forestales, pero sus rescatistas señalan que estaba inquieto y deseaba libertad plena.

Muchas personas participaron en la rehabilitación de Cinder.

Cinder, sin duda, fue la más bonita inspiración para cientos de personas que han sufrido diferentes traumas, ella no solo logró sanar sus heridas sino recuperar su libertad, muchas personas vieron en ella el más claro ejemplo de supervivencia. Su final fue trágico pero será recordado como el oso valiente que no vio obstáculos sino oportunidades.

Acabar con la vida de un animalito no es un juego. Anímate a compartir la nota y colabora con las instituciones que hacen lo posible para salvar a tantos animalitos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!