Con solo 6 meses de vida, la negligencia casi toma la vida de esta perrita en Australia

Lamentablemente, no es poco frecuente enterarnos de animalitos que caen en manos de personas despreocupadas e irresponsables, que olvidan que tienen bajo su cuidado una vida a la que deben atender.

Tal es el caso de Kibby, una perrita en Australia que fue encontrada en terribles condiciones. Caslin, una voluntaria de Safe Perth, supo del estado de la mascota y de inmediato quiso ayudar.

Kibby se encontraba en condiciones deplorables

La perrita fue trasladada hasta Broome Pound de forma gratuita por una organización llamada Jetpets, que se dedica, entre otras cosas, a brindar una mano cuando se trata de casos de extrema gravedad.

Cuando Caslin y Steve, los voluntarios encargados del caso, fueron por ella al aeropuerto, Kibby se mostró muy tímida, pero parecía como si en el fondo de su corazón supiera que las cosas estaban a punto de mejorar.

Aunque tímida, parecía como si Kibby supiera que estaba en las manos indicadas

Durante su viaje en auto hasta el veterinario, se mostró amorosa y receptiva. Era evidente que una de las cosas que más necesitaba Kibby, además de una buena alimentación y cuidados, era sentir el amor de las personas.

Cuando fue revisada por el veterinario, era evidente que el problema de Kibby no era reciente.

La transformación de Kibby quedó reflejada en este video

Por el estado tan avanzado de su sarna y a juzgar por las condiciones de su piel, tanto del rostro, la parte posterior de su cuerpo y las patas, era obvio que la enfermedad la había acompañado desde sus primeros meses de vida.

Era mucho tiempo luchando contra un problema que había estado deteriorando, poco a poco, su sistema inmunológico.

Caslin y Steve confiaron en Kibby y vieron en ella a una perrita luchadora, que no estaba dispuesta a rendirse.

El tratamiento comenzó. Una mala alimentación, así como problemas de higiene y descuido, habían contribuido al desarrollo de su sarna y a la proliferación de sus lesiones en la piel, de tal forma que debían tomar cartas en el asunto cuanto antes.

Muy pronto comenzaron a suministrarle el tratamiento indicado para su enfermedad

Con mucha paciencia, abnegación, pero sobre todo, con muchísimo amor, los cuidados de Kibby comenzaron y los resultados no se hicieron esperar. Poco a poco la cachorrita comenzó a salir adelante y su ánimo cambió considerablemente.

Pasó de ser una perrita tímida y triste, a transformarse en una mascota juguetona y amorosa. Puede que aún falte un poco para que su piel alcance las condiciones óptimas, pero no cabe duda de que esta mascota tendrá, finalmente, la vida de amor y felicidad que tanto se merece.

Mira cuán feliz está ahora Kibby en su nuevo hogar, junto a sus nuevos hermanitos

La labor de organizaciones que trabajan en función del bienestar de las mascotas desinteresadamente y con mucho afecto, debe ser difundida. ¡Comparte la historia de Kibby con otros!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!