Hace una parada no autorizada en su autobús al ver un perro hambriento y podría perder su empleo

Cuando la conductora de un autobús hizo una parada fuera de lo común, no podía imaginar que romper esa regla le traería consecuencias. La verdad es que ver a un perro hambriento no pudo dejarla indiferente y su gesto ahora se difunde por el mundo.

Para los amantes de los animales las maneras de ayudar no tienen límites, muchos entregan sus vidas por completo a esta causa, pero no es necesario pertenecer o fundar una organización reconocida de ayuda animal para ayudar.

La mujer hizo una parada en su autobús para auxiliar a este lomito callejero

autobús

Muchas personas en su diario vivir toman breves descansos de sus ocupadas vidas para socorrer a animales necesitados que se encuentran en su día a día.

Tal como lo hacen en Feed The Furbabies Canada, un pequeño grupo de personas quienes se encargan de recolectar y reunir comida y provisiones para animales desamparados.

Las criaturas de 4 patas abandonadas y con un destino incierto son su principal motor

Sin importar el día, el clima o lo que se les interponga en su camino, Feed The Furbabies se asegura que los animales callejeros de las comunidades rurales de su área no mueran de hambre y se encuentren bien.

Un hermoso gesto para el que no hacen falta palabras

Uno de los voluntarios de este grupo de ayuda animal es una mujer común como todos,  quien conduce un autobús escolar. 

Esta mujer día a día hace una parada no autorizada durante su trabajo para encargarse de alimentar a muchos perros del área.

Nadie imaginaba que se detendría para hacer algo así de extraordinario y hermoso

Esta buena mujer pidió mantener el anonimato, pues esto podría costarle su trabajo, pero lo que hace es invaluable, además de muy noble, y si no le hace daño a nadie durante esto, es imposible no mantener su identidad oculta.

Podría perder su empleo si revelan su nombre, pero lo que hace no tiene precio

La noble labor de esta persona empezó hace dos años cuando notó que un perro hurgaba en un cubo de basura en busca de alimento; el pobre perro lucía muy flaco y hambriento, minutos más tarde la mujer volvió a ver al mismo perro escarbando en la basura cerca de la carretera.

Verlo tan desesperado y con su barriguita vacía le partió el alma de dolor

Debido a esto, la mujer decidió arrojar una bolsa con alimento al perro, al principio el animal se mostró nervioso y asustadizo, pero al darse cuenta de que se trataba de comida tuvo más confianza.

El peludito no podía creer que su ángel había llegado en el momento justo para ayudarlo tras pasar tanta hambre

Este primer acercamiento entre la mujer y este perro fue el principio de una hermosa tradición que perduraría diariamente dos años después.

«Ella ha seguido alimentándolo todos los días, de lunes a viernes, en el mismo lugar”, dijo Kareena Grywinski, fundadora de Feed The Furbabies Canada.

La causa de este grupo de personas es excepcional y esta mujer que conduce el autobús nos enseña una valiosa lección:

Solo se necesita un poco de dedicación para que las cosas funcionen. Míralo por ti mismo en estas dulces escenas:

En unas cortas imágenes capturadas en vídeo, se puede observar el recorrido de esta mujer y cómo los animales se acercan a comer. Así es a diario, sin importar el día o el clima, ella espera a que ellos lleguen, y fielmente se acercan a ella.

Un gesto así con una criatura peluda puede no cambiar el mundo, pero supone el mundo entero para ese perrito. ¡Es digno de imitar!