Consternado perrito callejero siente tanto pánico que no se atreve ni a entrar a su nuevo hogar

Están solos, sin un lugar a dónde ir, buscando en el día lugares frescos donde soportar el calor y, en las noches, otro lugar distinto que mantenga cálidos sus cuerpos. Así viven los perros de la calle, de un lado al otro, sin voz para pedir auxilio, sin culpa de lo que hacen algunos humanos con ellos.

Y es que, la mayoría de los seres que se encuentran a la intemperie han sido dejados por sus responsables, quienes optaron por rechazarlos por alguna u otra razón. Seres benditos como Boomer, un perrito que vivió siempre en la calle y que tuvo la más tierna reacción al entrar por primera vez a una casa.

Boomer no sabía lo que significaba un espacio distinto al de las calles de Houston, Texas, Estados Unidos. Nunca antes tuvo la oportunidad de ser adoptado y querido, no había para él opción a un segundo aire, hasta que, un buen día su suerte cambió cuando por fin encontró un nuevo hogar.

Dormía a las puertas de una institución bancaria junto a otros tres compañeros perrunos, quienes se alimentaban de la caridad de algunos vecinos. Sin embargo, desgraciadamente, había también otros lugareños quienes los golpeaban, o le disparaban a Boomer con armas de aire comprimido.

A través de las imágenes ofrecidas en un video, se observa el momento estelar cuando Boomer, un tanto receloso y asustadizo después de tanta crueldad a la que fue sometido, se planta frente a la puerta de la residencia, sin saber cómo comportarse ante tal situación.

Sin embargo, ha sido, precisamente, la reacción de Boomer al entrar en esa nueva realidad y recibir amor dentro de su nueva casa, con su nueva mamá humana, Samantha Zimmer, la que ha cautivado a cientos de miles de usuarios en las redes sociales de todo el mundo.

“Cuando supe de la historia de Boomer no dudé en ir a rescatarlo. Me duele mucho pensar en todo lo que ha debido tener que pasar esta criatura inocente”, dijo Samantha.

Zimmer es miembro activo de la ONG Lola´s Lucky Day. Supo de la situación de los perritos y acudió a su rescate. Fue cuando vio a Boomer solo, sin otros canes a su alrededor. Lo tomó en sus brazos y lo puso a salvo, no sin antes tener que sortear alguna que otra dificultad.

Recordemos que el animal tuvo que superar enormes dificultades, tratos indignos y mucha soledad. Ello le generaba una tremenda desconfianza hacia la humanidad. Estaba realmente asustado, pero, poco a poco, fue aceptando su nueva vida mejor.

@streetlifetothesweetlifeBoomer. We will show you what a great life is like. Just trust us 🥺❤️♬ Can We Kiss Forever? – Kina

“Al principio le costó mucho ganar confianza, pero, con paciencia ha ido progresando y se ha adaptado bastante bien”, dijo Samantha.

Pasaron las primeras dos semanas con Boomer pernoctando en el garaje. Tras un chequeo veterinario se determinó que el perrito tenía una fractura de fémur y un proyectil alojado en una de sus costillas. Su estado físico y anímico eran igual de tristes.

Después de su recuperación, por fin entró a su nuevo hogar en donde está feliz tratando de acostumbrarse a tener un plato de comida diario, dormir en su cama, en los sofás, y a no pasar más nunca frío ni calor.

Comparte esta historia con tus amigos. Ya basta de rechazo, injusticia y maldad en contra de los seres más indefensos que son los animalitos que cohabitan con nosotros este hermoso planeta azul.