Corea del Norte ordena entregar a los perritos de compañía para que puedan servir de alimento

Desde que el coronavirus se convirtió en una crisis global, algunos países asiáticos empezaron a reforzar sus leyes sobre el consumo animal, especialmente a partir de la teoría de que se habría originado en un mercado húmedo de Wuhan.

Pero algunos países como Corea del Norte, una de las naciones más cerradas por su régimen dictatorial y aquejada por una grave escasez de alimentos desde hace años, parece ir en un alarmante retroceso en cuanto a los derechos de los animales se refiere.

Los perritos se están llevando la peor parte… ¡Y nadie puede alzar la voz en su nombre!

Su líder, dictador y presidente, Kim Jong-un, instauró una polémica ley el pasado mes de julio, por la que tener un perro como mascota sería ilegal, ya que eso es «una tendencia contaminada de la ideología burguesa».

Los perros son los animales favoritos de los oficiales de alto rango y poder en la capital, lo que habría sido tachado de «burgués» y provocado su prohibición

“La gente normal cría cerdos y pollos en sus porches, mientras que los oficiales de alto rango y la gente rica posee perros, lo que ha generado algo de resentimiento».

Cuando la salud del mandatario pendía de un hilo, y el mundo pensó que fallecía, sorprendió a todos con una nueva injusticia: ahora ha ordenado confiscar a todos los perros de la capital, Pyongyang, alegando que estas mascotas son un «símbolo de la decadencia del capitalismo de Occidente».

«Así que las autoridades han identificado a los hogares con perros y están forzándoles a entregarlos o se los están confiscando y matando, o alternativamente obligan a sus dueños a sacrificarlos”, menciona una fuente al portal Chosun Ilbo ‘s.

«Algunos de los perros son enviados a zoológicos estatales o vendidos a restaurantes de carne de perro»

«Hasta el 60 por ciento de los 25,5 millones de habitantes de Corea del Norte se enfrenta a una escasez generalizada de alimentos», reza un informe reciente de la ONU.

La carne de perro se ha considerado durante mucho tiempo un manjar en la península de Corea, aunque la tradición de comer perros se está desvaneciendo gradualmente en Corea del Sur.

Un millón de perros se crían en granjas para ser consumidos cada año en Corea del Norte

En los veranos, esta carne es consumida por ser «una fuente de energía y rendimiento físico», mientras que en invierno se usa para subir la temperatura corporal.

A menudo los perritos se sirven en una sopa picante o estofado con verduras

Ahora los dueños de perros se encuentran desolados, han sido obligados a despedirse de sus mascotas para siempre de la forma más desgarradora.

Temen que la verdadera razón de haberles arrebatado sus animales de compañía no sea por un tema de «símbolo ideológico», sino que seguramente serán destinados a resolver la escasez de alimentos.

Ahora ellos «maldicen a Kim Jong-un a sus espaldas», ya que si se rehúsan a colaborar con las autoridades, podrían ser acusados de rebeldía ante un líder que se hace llamar «La Dignidad Suprema» del país, informa Chosun Ilbo ‘s.

La situación es verdaderamente alarmante y no podemos más que llenarnos de indignación e impotencia, ya que es muy poco lo que animalistas pueden hacer al respecto.

Unamos nuestras voces para que esta injusticia llegue a instancia de organismos internacionales, no puede ser que en pleno siglo XXI los perritos sigan siendo víctimas de tan cruel destino. ¡Compártelo!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!