Cría a un «cachorrito» durante un año hasta que se da cuenta de que no es un perro en absoluto

Son muchas las personas que deciden rescatar a los perritos sin importar las condiciones en que se encuentran. Sin embargo, en ocasiones por ingenuos o por malicia de otros podemos tener en casa algo que se aleja de lo que queríamos. Los cachorritos cuando están recién nacidos solo son crías, en la vida silvestre hay varios animalitos que tienen características muy similares cuando son apenas unos bebés.

La Sra. Wang cuando vio a un pequeño perrito blanco y esponjoso supo de inmediato que se acoplaría perfectamente a su familia. Así que dedicó gran tiempo, paciencia y amor para que su pequeño cachorrito creciera bien educado.

Para su sorpresa lo que estaba criando no era un perrito sino un zorro salvaje.

Cuando Wang  descubrió la verdadera especie de la cría su mente y corazón entraron en una gran batalla. Desistir del animalito que crió por más de un año y lo trato como un miembro más de su familia o continuar con él sabiendo que no viviría una vida plena en la naturaleza como lo indica su instinto.

Su corazón se agitó al descubrir lo que realmente estaba criando.

A medida que iba creciendo la Sra. Wang fue notando ciertos cambios que no son comunes en los perritos. Al respecto señala:

“La piel se volvió más gruesa cuando llegó a los tres meses de edad. Su cara se volvió puntiaguda y su cola creció más que la de un perro normal. Otras mascotas parecían estar asustadas por mi perrito, así que para caminar el cachorrito usaba correa”.

Todo esto sumado a la apatía de la cría por la comida de perro llevó a su dueña a consultar una opinión profesional. Así que emprendió un viaje al zoológico y fue acá donde le dijeron que en realidad estaba criando un zorro joven.

Al descubrir su verdadera especie Wang comprendió muchas cosas de su “perrito”.

Es posible que el antiguo dueño del cachorro no supiera su verdadera especie. Sin embargo, en Asia confundir zorros por perros no es tan extraño como parece. Los primeros son vendidos  como criados de raza japonesa para engañar a las personas y estafarlos por grandes sumas de dinero.

Jugando con las emociones de las personas y la vida de los animalitos estos son sacados de hábitat.

Wang solo quería lo mejor para el cachorro así que decidió dejar su pequeña mascota salvaje en el zoológico. Sin duda fue una fuerte decisión para la mujer, todo aquel que tiene mascotas sabe que nunca es fácil despedirse de un cachorro.

Wang sabe que fue lo mejor para su “perrito”  así estará en un lugar seguro y adecuado para él.

Lamentablemente, hay muchas personas que se aprovechan de la nobleza de otras para sacar ventaja, sin pensar en las consecuencias que esa acción trae no solo a la persona sino del animalito que lo sacan de su hábitat natural.

Ayúdanos a compartir la nota para juntos sumar más voces y hacer respetar la vida y el hábitat de nuestros animalitos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!