Cuando llegaron los rescatistas, Lilly tomaba su último respiro junto a una caja de cartón

El grupo de rescate Animal Aid Unlimited se han convertido en una especie de ángeles guardianes para los perritos callejeros que padecen un crítico estado de salud.

Ellos sin duda, son de una de nuestras organizaciones favoritas por el gran compromiso que tienen con los peluditos más vulnerables, llenos de amor le ofrecen a estos seres una segunda oportunidad transformando su vida por completo.

Se trata de una cachorrita de algunas semanas de nacida.

Donde otros ven un saco de pulgas y huesos, ellos ven un perrito que merece tener una vida digna llena de amor.

Recientemente, respondieron a una llamada sobre una perrita que estaba agonizando, si bien están acostumbrados a enfrentar duras escenas, ésta superó por mucho cualquier otro caso de rescate que hayan realizado.

Yacía inconsciente casi sin signos vitales.

La pequeña perrita estaba inconsciente, al borde de la muerte al costado de una caja de cartón, los rescatistas que llegaron lo primero que notaron fue que tenía la respiración muy lenta, algo que normalmente ocurre justo antes de morir.

Su estado de salud era crítico, por lo que no estaban seguros que la perrita lo lograría.

La deshidratación probablemente fue causada por una diarrea no tratada.

Con mucho cuidado uno de los voluntarios la tomó entre sus brazos y la trasladaron al centro clínico donde le brindaron toda la ayuda que necesitaba.

Los veterinarios dijeron que estaba en estado de shock por una deshidratación extrema, con la piel reseca y su presión arterial baja, para los veterinarios fue un verdadero reto colocarle el catéter intravenoso.

Decidieron llamar a la pequeña y dulce perrita, Lilly.

Después de unos minutos lograron suministrarle todo el tratamiento que necesitaba, lo principal era hidratarla y estabilizar sus signos vitales, el resto del día, la dulce Lilly estuvo en observación. Al día siguiente lo que sucedió sorprendió a todo el equipo de rescate.

Tan solo 24 horas después de haber sido recogida de la calle, milagrosamente Lilly se había recuperado.

Su recuperación es un verdadero milagro. Contémplalo tú mismo en el siguiente video:

Llena de energía y con mucho amor para dar, la perrita despertó y no dejaba de darles dulces besos. Una hermosa manera de agradecer a quienes hicieron tanto por ella.

Lilly, al ser tan pequeña, pasará un tiempo en el santuario de Animal Aid, estamos seguros que pronto encontrará un hogar que le de todo el amor que se merece.

Un pequeño milagro que ahora llena de alegría cada rincón del santuario.

Lilly logró salvarse gracias a todas las personas que realizan donaciones, si está a tu alcance no dudes en ayudar a organizaciones como esta. Juntos podemos ser el cambio que queremos ver. Dona, adopta y cámbiales la vida a estos ángeles peludos.

Los perritos callejeros necesitan mayor visibilidad no solo entre los amantes de los animales, sino ante todo aquel dispuesto a trasformar la vida de los más vulnerables. ¡Comparte!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!