Cuando lo hallaron yacía en una acera cubierto de nudos, ciego y fracturado sin ganas de vivir

Bob, un perrito de tamaño mediano, orejas pequeñas y ojos negros como el petróleo, estaba condenado a morir. El infortunado canino se encontraba desolado, con su pelaje enmarañado entre alambres, echado en una esquina, inmóvil, olvidado por todos. Sus ladridos le salvaron la vida.

La situación de este perrito llegó a ser del conocimiento de la organización proanimalista sin fines de lucro, Proyecto 4 Patas; una vez recibieron la alerta, de inmediato pusieron manos a la obra para sacar al animalito de su predicamento. Además, era ciego y estaba hambriento de alimento, pero, aún más de cariño.

A diferencia de los demás animales que son encontrados en los rincones, abatidos y aterrorizados como Bob, con la llegada de los voluntarios su rostro cambió y se mostró alegre como quizás no lo había estado en mucho tiempo.

“No paraba de ladrar. Se movía de un lado a otro. Buscaba afecto y cariño”, dijo el activista de Proyecto 4 Patas, identificado como Germán Caro.

El hecho ocurrió en un sector próximo a la ciudad argentina de Morón, al oeste de Buenos Aires, capital del país austral, lugar donde funciona esta organización gracias a la cual hoy Bob goza de buena salud y es completamente feliz con una nueva familia que lo acogió como a un miembro más.

No hay palabras que puedan describir el estado en el que se encontraba Bob

Caro se hizo cargo y, junto a su padre fueron hasta el lugar indicado. Al llegar, sus ojos no podían creer el estado deplorable en el que se encontraba el animalito, de modo que lo fotografiaron para llamar la atención y hacerlo visible en sus redes sociales.

“Bob, cuando lo rescatamos en la calle y no parecía un perro. ASÍ de inmensa fue la injusticia que se cometió contra este inocente animal”, se lee junto a la imagen de Bob.

Ambos rescatistas lo envolvieron con un trapo para tratar de paliar el dolor que sentía producto de las múltiples laceraciones en su cuerpo, sobre todo a nivel de la cintura y las patas. Una vez que lo lograron levantar del suelo, lo subieron a un vehículo con rumbo al refugio para mascotas.

Allí lo revisaron en detalle para descartar alguna otra herida y, en efecto, había unos pequeños cortes en su lomo producidos por el alambrado sobre el cual fue hallado, y del que pudo ser liberado muy lentamente, cuidando de no lastimarlo más.

“Entre su pelaje tenía ramas, alambres, era una cosa tremenda. Además, no podía pararse, mucho menos caminar. Eso sí, logramos que comiera un poco, tomara agua y lo dejamos descansar un rato. Se notaba que no lo hacía hace mucho tiempo”, contó Germán.

En el examen, los médicos también descubrieron su ceguera: tenía unas cataratas muy avanzadas, además de las diversas fracturas que no le permitían caminar. Durante el proceso, la asociación publicó un video increíble donde se ve cómo formaron un nuevo perro con las rastas que le cortaron.

Le quitaron un perro de encima

Sin embargo, por fortuna y a pesar del horror que vivió, gracias al rescate se encuentra recuperándose, poco a poco, pero satisfactoriamente.

Ya ha comenzado a caminar, después de meses de fisioterapia. También fue intervenido de su condición oftalmológica. Ha ganado bastante peso y se lo ve lleno de vida, pero, lo mejor es que comenzó a recuperar la confianza perdida en los humanos cuando una joven llamada Nicole, apenas lo vio en las redes sociales se enamoró y lo adoptó.

Comparte esta historia del “antes” y el “después” en la vida de Bob; es que verlo dejándose acariciar o saliendo a pasear es algo único que nos reconforta el espíritu, una cosa maravillosa hecha por gente extraordinaria.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!