Cuatro gatitos pasaron de vagar en las calles a ser acurrucados y esperar casas de ensueño

Cuatro gatitos fueron vistos vagando por la calle, completamente solos y muy vulnerables. Su madre no se encontraba por ningún lado, era necesario que recibieran ayuda para que pudieran sobrevivir.

Por fortuna, los transeúntes preocupados decidieron actuar y llevaron a los  gatitos a la Liga de Bienestar Animal de Arlington en Virginia. Ahí fueron atendidos por Penny Richards, una voluntaria adoptiva del rescate quien los llevó a su casa y veló por su bienestar.

Cuatro gatitos dejan las calles y prosperan felizmente en un hogar de acogida

gatitos

Al momento de ser rescatados los pequeños gatitos eran solo piel y huesos, estaban cubiertos de pulgas por lo que necesitarían de mucha atención y cuidados especiales.

Desde el primer momento fueron muy unidos, era como si intentaran consolarse mutuamente por su situación. Penny comentó al respecto:

“La primera noche fue difícil. No sabían cómo aferrarse a un biberón, eran demasiado pequeños para comer sólidos. Hice una papilla con comida húmeda, no sabían cómo comerla correctamente y eran demasiado jóvenes para que esta fuera su fuente de alimento”.

La primera noche Penny no durmió, estuvo atenta a que los gatitos pudieran tener algo de comida en sus barriguitas. Por varios días hizo la misma rutina, después de mucho esfuerzo, los gatitos finalmente se acostumbraron al biberón, empezaron a engordar y su apetito cada vez era más voraz.

En poco tiempo ya se habían adaptado a la cómoda vida de interior. Recibieron sus nombres y comenzaron a disfrutar de todas las comodidades que les rodeaba.

“Los gatitos recibieron sus nombres: Beck, Brook, River y Bayou. Bayou siempre ha sido mi chica valiente y atrevida, grita a todo pulmón y pide leche a la hora de comer. Beck, la más pequeña, necesitó ayuda para comer por un tiempo, hasta que estuvo lo suficientemente fuerte para comer sola. Sus hermanos a menudo se reunían a su alrededor y se acurrucaban para animarla”.

Solo bastó que uno de ellos descubriera el camino hacia el regazo de Penny para que el resto de los gatitos siguiera sus pasos.

Uno por uno aprendió a escalar por el cuerpo de su cuidadora y ahora aman dormir la siesta en su regazo. Al respecto Penny dijo:

“Les encanta amontonarse en mi regazo en cuanto me siento con ellos. Lo que más le gusta a Bayou y Beck es subirse a mi hombro. Todos se persiguen mientras juegan, y son los mejores amigos. Aunque la mayoría de las veces, solo se les puede encontrar acurrucados en mi regazo”.

Todos son hermosos peluditos que conquistaron el corazón de Penny. A continuación una breve descripción de cada uno de ellos:

“Brook, se puso muy cómoda con sus humanos y rápidamente dominó el arte de acurrucarse en el regazo. Su pelaje es deslumbrante, tiene un tono naranja muy suave que se degrada junto al gris pálido”.

“Beck tiene la cara más preciosa para combinar con su preciosa alma. Ella maúlla sin parar hasta que la levanto, y luego enciende su motor de ronroneo fuerte”.

“Bayou es la más ruidosa del grupo, le encanta tener un buen regazo para sentarse”.

“River es el único varón entre tres hermanas. Su parte inferior está cubierta de finos pelos blancos, como si estuviera envejeciendo”.

Esta hermosa camada tuvo un comienzo muy difícil pero ahora están prosperando bajo el techo de un hogar amoroso al lado de personas maravillosas que velan por su bienestar.

Solo es cuestión de tiempo para que sean dados en adopción y puedan acurrucarse el resto de sus vidas al lado de las personas que han elegido para amarlos incondicionalmente.

Adoptar más que un acto de responsabilidad es un acto de amor. Refleja todo lo bonito que habita en tu corazón y adopta.